• La serie de Apple, See, estaría protagonizada por los actores Jason Momoa y Alfre Woodward

  • Tendría lugar en un mundo post-apocalíptico futurístico donde la mayor parte de la gente se ha quedado ciega

  • Este contenido original fue uno de los anunciados por la tecnológica durante la presentación del TV+

Aunque lo caro no siempre es de calidad, Apple de todas maneras está invirtiendo millones de dólares (mdd) en su serie See. De acuerdo con The Wall Street Journal, la serie original de la tecnológica para su servicio de streaming TV+ está recibiendo 15 mdd para la producción de cada episodio. La cifra es similar a la que HBO destinó para los capítulos de la última fase de su epopeya épica Game of Thrones (GoT).

El reporte del Journal señala que no solo Apple está dispuesta a ganar el lugar vacante de GoT. También The Mandalorian, una de las series originales de Disney para su propio servicio de streaming, estaría invirtiendo cerca de 15 mdd por capítulo. Se espera que el presupuesto ayude a las marcas a lograr CGI y producciones con una calidad similar a la cinematográfica.

¿Ganará Apple la guerra del streaming quemando dinero?

Si bien hay múltiples frentes en la guerra del streaming de video, ocupar el lugar de GoT es de los más importantes. A pesar del decepcionante final, la épica de HBO tuvo un impacto casi inigualable en la cultura popular. No solo Apple y Disney quieren ocupar su lugar. Netflix, desde hace meses, ha hecho claras sus intenciones que Stranger Things adquiera el mismo estatus.

Pero el que la guerra del streaming se vuelva una batalla de dinero tendría repercusiones importantes. Para empezar, aún si Netflix es la líder de la industria, tal vez no podría competir en el largo plazo con Apple, Disney y Amazon. La plataforma, a pesar que se ha diversificado, no tiene los ingresos de dispositivos, contenidos y ecommerce de sus rivales.

Frente a Disney, la balanza también podría inclinarse a favor de Apple. La tecnológica tiene más ingresos en un solo trimestre de lo que la casa del ratón en un año fiscal. Sin embargo, el reto podría estar en Amazon. La compañía de Jeff Bezos no solo tiene un flujo de dinero muy similar al suyo. La marca de Tim Cook también lucha con cada vez menores ventas del iPhone, su principal fuente de ingresos. Eso sin contar el costo que le significa la guerra comercial.

Todo indica que, si la guerra del streaming se reduce solo a cuánto dinero pueden arrojar las empresas a sus plataformas, Apple perdería por un pequeño margen contra Amazon. Así que a la tecnológica de Cupertino le convendría apostar por ideas y programas de buena calidad.