• De acuerdo con Mercado Libre, el 10 por ciento de las PyMEs en el país no tienen presencia en canales digitales

  • En este sentido, son estas compañías las que están acelerando el número de nuevos vendedores en el sitio por la COVID-19

  • Coahuila, Baja California, Querétaro, Veracruz y Campeche es en donde se registró el mayor registro de comerciantes

Para la gran mayoría de las industrias, la COVID-19 ha sido una completa desgracia. Tanto en el sector automotriz como el de aeronáutica las ventas y servicios están paralizados. Dentro del retail, la amplia mayoría de las cadenas se están declarando en bancarrota o al borde de la quiebra. Y sin gente en las calles consumiendo, las marcas se rehúsan a gastar lo mismo en publicidad, afectando a toda la industria de marketing. Pero hay otras que están despegando.

Entre ellas se cuenta el sector del ecommerce. Ejemplo perfecto del éxito arrollador del éxito de esta industria está en las cifras que acaba de presentar Mercado Libre con motivo de su primer reporte trimestral de resultados. En un comunicado, la compañía presumió un aumento significativo en el número de vendedores que se han sumado a su plataforma los últimos días. Solo entre marzo y abril, la cifra de socios creció en un 130 por ciento a raíz de la COVID-19.

Dicho crecimiento respondió en especial a la integración de Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) a la plataforma. Sin embargo, Mercado Libre apuntó que en medio de la crisis de la COVID-19 también marcas como C&A, Sexy Jeans y Grupo Martí abrieron tiendas oficiales. El notable incremento representa un verdadero récord para la compañía. También disfrutó de una ola de nuevos compradores, con más de tres millones de usuarios de primera vez el trimestre.

Beneficios y retos de la COVID-19

Junto con Mercado Libre y el ecommerce en general, otras industrias y marcas están viéndose beneficiadas por la COVID-19. Por ejemplo, el sector de los esports tiene un reconocimiento y popularidad notablemente alta, ante la falta de deportes más tradicionales. También los sitios de streaming ya son, al menos a ojos de los cines convencionales, una amenaza a su negocio. Incluso las redes sociales, con todo y la baja publicitaria, están creciendo en uso e interacción.


Notas relacionadas


Se debe reconocer que la situación de Mercado Libre es envidiable. Cabe recalcar que la crisis de COVID-19 también la afectó notablemente al inicio, pero a medida que los consumidores se acostumbraron a la realidad del encierro, repuntó. Ahora está en una mejor posición que con la que empezó esta pandemia. Sin embargo, es una certeza que la situación no se conservará así por siempre. Tarde o temprano, la gente volverá a las calles y se restaurará una “normalidad”.

Como todas las empresas que están viéndose beneficiadas de la COVID-19, Mercado Libre no se puede confiar que el efecto positivo en su negocio de verdad tendrá un efecto a largo plazo.  Tendrá que empezar a trabajar en una estrategia puntual para que estos vendedores y clientes nuevos se mantengan en su plataforma cuanto pase la crisis sanitaria. Ninguna ventaja de la que esté disfrutando ahorita valdrá la pena si no sabe cómo capitalizarla para el largo plazo.

El otro lado de la moneda

También están las marcas que han enfermado gravemente, una forma u otra, por culpa de la COVID-19. Al menos un par de agencias han desaparecido por culpa de la baja brutal en los presupuestos de marketing. Empresas como Adidas y Airbnb han solicitado rescates de sus gobiernos e inversores, valuados en miles de millones de dólares (mdd), para sobrevivir. Y en el caso de algunos negocios que parecen triunfar, como Amazon, están envueltas en escándalos.

Lo cierto es que la COVID-19 tendrá un efecto transformador en toda la economía y a lo largo de múltiples industrias. De acuerdo con el Foro Económico Nacional (WEF), es posible que los consumidores en el futuro cercano sean mucho más estratégicos en sus gastos. De acuerdo con Accenture, debería haber un mayor énfasis en la inversión de salud. A eso se debe sumar, como lo apunta Quantcast, que en todas las generaciones hay un impulso por la digitalización.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299