Luego de meses de espera, la última temporada de Game of Thrones se estrenará este fin de semana. Y en el camino, HBO ha tirado la casa por la ventana. Se ha aliado con marcas de galletas, cines, cervezas y apps de citas para promocionar por todo lo alto el último capítulo de su serie. Rentó hoteles, usó los recursos de AT&T, vino a México y lanzará un documental para despedir con honores a un contenido que le dio millones de televidentes por episodio.

Pero incluso en la recta final, HBO no para con sus esfuerzos de marketing. De acuerdo con Adweek, en este fin de semana contará con el apoyo de New York Media. Las revistas del grupo, entre las que se encuentran New York Magazine, Vulture y The Cut, reemplazarán sus logos con una animación especial de Game of Thrones durante el fin de semana. Esta invasión comenzará el viernes y se mantendrá hasta el domingo, cuando salga la última temporada.

Cortesía de Adweek

Pero la invasión de Game of Thrones será mucho más que una simple animación. El fondo de cada página cambiará para asemejarse a los pergaminos que se utilizan en la serie. La tipografía y distribución de los pergaminos también se transformará para imitar el estilo artístico de Westeros. No solo es una iniciativa llamativa para los fans de la serie. Es también la primera vez que los sitios de New York Media se alían para una campaña publicitaria.

Game of Thrones: Un legado de HBO

Con un fenómeno de esta magnitud, es difícil saber quién se beneficia más de las estrategias de marketing, si HBO o las organizaciones con las que se alía. De acuerdo con Marketplace, la premiere de la penúltima temporada provocó una ola de 2.4 millones de tweets solo mientras se transmitía el episodio. Con tales cifras de impacto y alcance en una sola red social, no es difícil ver por qué las marcas están ansiosas por subirse a la tendencia de Game of Thrones.

Pero para HBO, se aproxima el final de una etapa. Por supuesto, su inversión de 10 millones de dólares (mdd) promedio por episodio seguirá dándole ingresos por años. Una vez que la cadena termine de ordeñar Game of Thrones como serie exclusiva, podrá seguir obteniendo beneficios por años al conceder licencias a otros distribuidores. Pero si se considera la Guerra Fría que se desarrolla en streaming y TV tradicional, la compañía debe actuar con rapidez.

Al terminar la octava temporada, HBO se quedará sin su producto estrella. Por supuesto, todavía le quedan grandes ofertas, como Westworld, para seguir impulsando su crecimiento a corto plazo. Pero si la compañía quiere mantener su posición como líder en TV, necesita una serie que sea capaz de llenar el lugar que Game of Thrones dejará entre el público.

Una opción, que ya se está realizando, es seguir con el tren de Game of Thrones hasta donde pueda llegar. Por supuesto, HBO podría aprender del ejemplo que está dictando AMC con The Walking Dead para darse cuenta que, tarde o temprano, debe dejar atrás a su estrella. Otra alternativa, tal vez más arriesgada, sería buscar nuevos contenidos de fantasía que adaptar a la pantalla chica. Pero probablemente la mejor apuesta sea explorar otros géneros.