• Apple dejó de ser la compañía con más dinero en efectivo a finales del último trimestre, superada por Alphabet

  • EEUU otorgó el fin de semana un permiso de otros 90 días a Huawei para seguir comerciando con marcas americanas

  • Según el NYTimes, Trump retrasó las tarifas a China para permitir a las empresas reponer sus bodegas para Navidad

El conflicto entre China y los Estados Unidos (EEUU) ha ido escalando rápidamente en las últimas semanas. A inicios de agosto, ambas naciones incrementaron las amenazas que se lanzaban mutuamente. Hace un par de días, el país asiático apuntó que, además de nuevas tarifas, podría tomar otro tipo de represalias. Si bien muchas compañías de tecnología se han visto afectadas por esta pelea, pocas se han visto tan golpeadas como Apple.

Pero justo estas afectaciones podrían ser el factor que termine con la guerra comercial. Según Bloomberg, Tim Cook se reunió con Donald Trump la noche del viernes. El empresario recordó al ex-magnate que las tarifas contra China podrían incrementar significativamente sus costos. Esto, reafirmó, podría darle una ventaja decisiva a su mayor rival, Samsung. El presidente de EEUU se dijo convencido por este razonamiento y prometió analizar el asunto más a fondo.

Tarifas a China y su impacto en la guerra de los smartphones

Resulta curioso que solo Apple haya hecho reconsiderar al presidente de EEUU. Ya otros eventos habían dado señales del efecto negativo que las tarifas podrían tener en la nación norteamericana. En julio, el gobierno tenía tanto miedo de perder su flujo de metales raros que solicitó el apoyo de El Pentágono. Además, el Departamento de Investigación de Merca 2.0 determinó que la guerra comercial ya estaba beneficiando económicamente a otros países.

Sin embargo, en smartphones, las tarifas son mucho más dañinas a EEUU. Según Statista, Samsung, Huawei y Apple son los jugadores más relevantes. Pero solo Tim Cook sufre por la guerra contra China. Nikkei reveló en junio que los componentes del P30 son casi inmunes al bloqueo de Trump. Samsung, según un estudio de Naciones Unidas, involucra en su cadena de suministro a India, América, Corea del Sur, Europa, Filipinas, Asia-Pacífico, etcétera.

Únicamente Apple recae tanto en China. Una táctica que, a pesar de los retos comerciales, se ha seguido impulsando férreamente. Pero con la retórica de Trump para defender a EEUU, la apuesta de Tim Cook podría funcionar. Al mismo tiempo, confiar en un agente tan volátil es arriesgado. Mejor sería que la compañía cambiara cuanto antes su enfoque y diversificara su cadena de suministro. Tal y como llegó a planearlo durante la primera mitad del año.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299