género
género
  • En México, solo cuatro de cada diez directivos de alto nivel son mujeres

  • Dentro del país, los roles que están más cerca de alcanzar una verdadera paridad de género son los relacionados a marketing

  • Sin embargo, todavía es común que en las familias, los hombres aún no se hagan cargo de muchas tareas del hogar

La lucha por la equidad de género es una de las más importantes en el entorno sociocultural actual. Debido a lo amplia que es esta situación, se expresa de una gran variedad de formas. En ocasiones, se puede observar en la profunda desigualdad que hay dentro de los roles de liderazgo de las marcas. También puede observarse a través de la inclusión de otros perfiles a la estrategia de las marcas. Incluso en el sector de entretenimiento se ven grandes cambios.

Pero justo por la dimensión de la lucha, todavía hay muchos temas pendientes. De acuerdo con el Foro Económico Mundial, las mujeres todavía son más vulnerables a morir en accidentes de coche. En estadísticas de Makers, alrededor de cuatro de cada cinco víctimas del tráfico de blancas también son del género femenino. A eso se debe sumar que algunos factores, como la maternidad, reducen sus ganancias en hasta 31 por ciento, según QZ

Así pues, hay todavía muchos retos en relación al género. Pero los problemas profesionales son de los más graves que existen. Esto se debe a que, incluso en los países donde hay mayor nivel de equidad y libertades, el trabajo es una de las brechas que todavía se rehúsa a desaparecer. En este sentido, varios grupos de profesionales y expertas en la industria trabajan por nivelar el campo de juego. Cada uno de ellos, más influyente que el anterior.

#MeTooPay, un nuevo movimiento pro-equidad de género

De acuerdo con The Drum, se ha organizado otro de estos grupos en Reino Unido. Alrededor de un centenar de las mujeres de negocio más influyentes del entorno de negocios han creado el movimiento #MeTooPay. Esta iniciativa busca cerrar una de las brechas más persistentes en el entorno profesional: la disparidad de pago equitativo. Para ello, han tomado prestado el nombre que se popularizó a raíz de las denuncias por acoso y abuso sexual en todo el mundo.

Entre las profesionales que forman parte de este movimiento se cuenta Moya Green, una antigua directiva de Royal Mail. Asimismo se ha unido la líder de GlaxoSmithKlein, Emma Wamsley y la posible futura directoral del Banco de Inglaterra, Minouche Shafik. De acuerdo con el grupo, están “frustradas que todavía haya casos de mujeres que no reciben el pago que merecen. Las profesionistas no deberían recibir menos que los hombres por el mismo trabajo”.

Reacción de la sociedad ante las voces de inconformidad

El tema de la equidad de género es persistente en varias industrias. Hace unas semanas, el movimiento del #MeToo finalmente impactó a varios hombres en el sector de los videojuegos. En agosto, Melinda Gates creó una campaña para crear consciencia sobre la brecha económica entre hombres y mujeres. Y aunque en marketing las mujeres están conquistando todos los grandes puestos, incluso en México aún hay carencias importantes en otras áreas.

¿Será suficiente con estas pruebas de apoyo público para que se empiece a ver un cambio contundente en la comunidad? La pregunta es relevante porque, aún cuando hay más difusión que nunca al respecto de estos problemas, el cambio parece efectuarse más lento que nunca. Lo anterior no significa que no se hayan obtenido victorias contundentes en múltiples áreas. Sin embargo, es dolorosamente claro que todavía hay elementos pendientes sin solución.

Muchos de estos retos de género, en especial dentro del mundo profesional, tienen que ver con una falta de determinación. En el caso del pago equitativo, bastaría con tener métodos de remuneración que no estén ligados a una valoración subjetiva. Pero muchas empresas se han rehusado a tomar los pasos necesarios. ¿Qué se necesita, entonces, para que la sociedad y las organizaciones empiecen a prestar apropiada atención a la urgencia de estas barreras?