• Esta campaña fue diseñada junto con la agencia R/GA Chicago y se difundirá tanto en digital como en canales tradicionales

  • Tan solo para cerrar la brecha de género económica, el mundo debe esperar otros 108 años al paso actual

  • Las regiones que menos tiempo tardarían en alcanzar esta paridad serían Europa Occidental y el Sudeste Asiático

La falta de equidad de género en la sociedad contemporánea puede percibirse de varias formas. En ocasiones, significa dobles estándares de censura y libertad de expresión. En otros momentos, puede expresarse a través de una baja representación en el entorno laboral. Pero sin importar su naturaleza, una campaña quiere que este fenómeno desaparezca cuanto antes.

Se trata de la campaña “Equality Can’t Wait, No Joke”. La iniciativa está liderada por Melinda Gates y cuenta con la ayuda de numerosas celebridades y activistas. El video principal de la iniciativa muestra a varios comediantes, entre ellos Maya Rudolph, Sarah Silverman y Carol Burnett, comentando sobre el estado de la equidad de género. Asimismo, hay una serie de videos donde los voceros del proyecto se enfocan en alguno de los temas generales.

Otra campaña en pro de la equidad de género

Varias empresas han lanzado mensajes comerciales para defender un trato equitativo para las mujeres. L’Oréal lanzó en abril una campaña-estudio para demostrar las ventajas competitivas de emplear profesionistas femeninas en posiciones de poder. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, empresas como FIAT y Netflix se sumaron a la tendencia. En Argentina, la marca Ayudín también realizó una activación para concientizar sobre la brecha de genero en el hogar.

El problema de la equidad de género todavía es difícil de superar. Como apunta la campaña, el Foro Económico Mundial (WEF) estima que la brecha entre hombres y mujeres no se cerrará sino hasta dentro de 208 años a la velocidad actual. Además, como apunta Skillcrush, todavía al menos una de cada cuatro profesionistas sufren acoso sexual en sus espacios de trabajo.

Bajo estas circunstancias, es indispensable que más compañías trabajen para apoyar la lucha por la equidad de género. No solo porque, con su ayuda (y la difusión que puedan proveer con alguna campaña), se puede cerrar la brecha con mayor rapidez. Sino porque, como menciona el mismo WEF, las marcas pueden emplear su influencia y poder para tener un impacto positivo en el mundo. En especial porque los próximos consumidores demandan este cambio.