• Huawei ha asegurado que la prohibición de EEUU le quitará a Google más de 700 millones de usuarios móviles

  • Según AP, FedEx pagó en 2018 multas por medio millón de dólares por incumplir las reglas de exportación

  • La guerra comercial ente EEUU y China ha generado significativas tensiones políticas dentro del G20

Por la guerra entre Estados Unidos (EEUU) y China, la relación entre la tecnológica Huawei y la marca de envíos FedEx se ha deteriorado rápidamente. Hace un mes, la asiática aseguró que no confiaba en la compañía de entregas para distribuir sus productos. Y hace unos días, el negocio se negó a enviar un P30 de Europa a América, citando las tensiones comerciales. Aunque luego apuntó que se trató de un error, la empresa ya se muestra desesperada.

Y parece que FedEx alcanzó el punto máximo de tensión. Según AP, la marca ha puesto una demanda en contra del Departamento de Comercio de los EEUU, y a su titular Wilbur Ross. En el documento, pide a las cortes federales suspender las estrictas reglas de exportación. Esto porque, según la misma empresa, son imposibles de cumplir cuando manejan millones de envíos diarios. También apuntó que la queja no responde únicamente al caso de Huawei.

Fred Smith, CEO de FedEx, aseguró que el caso de Huawei solo representó “tres paquetes de entre 15 millones de envíos diarios. Reafirmó es un asunto que se extiende años atrás. Dijo que el gobierno de EEUU tiene ya mil 100 compañías en su lista negra de exportaciones. También acusó a la administración de querer adjudicarles el papel de “policía”. Ha exigido un mecanismo para evitar penalizaciones si no podía saber los contenidos del paquete.

Victoria parcial para Huawei

No solo FedEx ha pintado un alto a la administración de EEUU y abogado por Huawei. Google avisó a Trump que, si la compañía completa su propio sistema operativo basado en Android, se podría poner en riesgo a todo el ecosistema móvil. Apple, aunque no haya enviado ninguna postura oficial al respecto, también tiene mucho que perder por la guerra comercial. Incluso la misma tecnológica asiática advirtió al gobierno norteamericano de la inminente pérdida de empleos.

Aún si FedEx no está haciendo la demanda para defender a Huawei, es fácil ver cómo la china podría beneficiarse de una resolución favorable. Si la marca de envíos obtiene una victoria en la corte, podrá relajar sus políticas de vigilancia y enviar más artículos sin repercusiones legales. Para la tecnológica asiática, significa que sus dispositivos pueden circular con mayor facilidad en el territorio norteamericano. Incluso si continúa en la lista negra de EEUU.

También habría un efecto secundario favorable. Si FedEx sale airoso de la demanda, se habría establecido un importante precedente. Más compañías de envíos y distribución de EEUU podrían referirse al caso para que se le concediera el mismo mecanismo safe harbour. Y, así, los productos de Huawei podrían recuperar un poco de su movilidad en el país. E incluso, en un futuro a mediano plazo, relajar más las políticas ligadas a la lista negra.