• En cifras de Statista, FedEx era la segunda marca más grande de entregas a escala internacional para finales de 2017

  • Para el primer trimestre de este año, los smartphones de Huawei acaparaban casi 20 por ciento de los envíos globales

  • La guerra entre China y EEUU parte del balance comercial entre ambas naciones, que se inclina a favor del país asiático

Este fin de semana, Huawei de nuevo fue protagonista de un nuevo conflicto entre Estados Unidos (EEUU) y China. Sin embargo, en esta ocasión, la tecnológica no fue directamente responsable de la controversia. Un editor de PC Magazine en Reino Unido intentó mandar un teléfono P30 Pro a un colaborador de la revista en Norteamérica. Pero FedEx se rehusó a realizar el envío, citando en conflicto comercial con la nación asiática como impedimento.

Tras una denuncia en Twitter, esta negativa podría salirle muy cara a FedEx. De acuerdo con Reuters, la compañía pidió disculpas por el incidente, apuntando que se trató de un “error operativo”. Asimismo, afirmó que no está deteniendo las entregas de productos Huawei intencionalmente. Aseguró que solamente se suspenderían los envíos a direcciones legales de la tecnológica y sus afiliadas. De todas formas, la marca americana ya provocó la ira china.

El ministro de Asuntos Exteriores de China exigió a FedEx una respuesta por negarse a enviar productos Huawei. También el Beijing News (un medio propiedad del gobierno) publicó una editorial donde criticó a la marca de entregas. En ella, el periódico apuntó que la compañía malinterpretó el veto de EEUU y llamó a otras empresas a ser racionales y evitar reacciones exageradas. La tecnológica afectada, por su parte, calificó el incidente de una “venganza”.

Malos tiempos para Huawei

No solo FedEx ha tomado acciones que van más allá del veto de EEUU. El MIT, desde inicios de abril, dejó de tener contacto con Huawei y ZTE por las investigaciones federales en las tecnológicas chinas. Varias organizaciones y compañías incluso han prohibido a sus miembros tener conversaciones profesionales con sus homónimos en la compañía asiática. Y en la carrera por el 5G, Softbank también le dio la espalda para mejor aliarse con otras marcas.

Los ataques a Huawei, impulsados (directa o indirectamente) por la Casa Blanca, terminarían afectando a las marcas americanas involucradas. No solo China ya ha amenazado con crear una lista negra de empresas de EEUU. Según Reuters, el Global Times (otro periódico del gobierno chino) apuntó que es muy probable que FedEx entre en el documento. Y ya otras veces Beijing ha usado sus medios para mandar amenazas con toda intención de cumplirlas.

Empresas en ambos frentes de la guerra comercial, no solo Huawei, han sufrido considerables bajas. Las prohibiciones impulsadas por los gobiernos de EEUU y China, entre tarifas y listas negras, ya de por sí están afectando negocios y cadenas de suministro en ambos mercados. Un conflicto aún más prolongado o intenso podría poner seriamente en riesgo la dinámica de la economía internacional y volver a crear dos polos opuestos, con sus respectivos líderes.

Por otro lado, siempre queda la esperanza de que exista una resolución pacífica. De acuerdo con AP, equipos de China y EEUU están reuniéndose para limar asperezas y llegar a un trato ventajoso a ambas partes. Esta sería la doceava vez que exista un contacto, tras 11 rondas fallidas. Las esperanzas quedan en que la reunión del G20 sirva para poner fin al conflicto. Si no, mas valdría a todos los agentes internacionales prepararse para un nuevo mundo bipolar.