FedEx: “Hagan algo, nosotros no podemos lidiar con todo esto”

Mientras China analiza sumar a FedEx a una lista de empresas no confiables y Estados Unidos presiona para que revisen los paquetes, el CEO de la compañía dice que están desbordados.

Imagen: Bigstock
  • La guerra comercial no sólo no se frena, sino que se intensifica.

  • Por una serie de acontecimientos con paquetes relacionados con Huawei, China no confía en FedEx y analiza declararla “empresa no confiable”.

  • El CEO de FedEx pide que se termine el problema y dice que no son “policías del comercio exterior”.

Los dos mayores valores de una compañía de entrega de pedidos son: velocidad y confiabilidad. Si uno se pierde, en especial el segundo, se acaba el negocio.

FedEx lo sabe, es por eso no fue una buena noticia que el gigante asiático está considerando agregar a esa compañía estadounidense a una lista de entidades no confiables, una medida que aumentaría las tensiones con los Estados Unidos.

Según Bloomberg, las autoridades en China casi han completado los preparativos que se necesitaran para incluir a un equivalente de la lista negra de Donald Trump a FedEx. Una decisión final que será tomada por los líderes chinos de más alto nivel.

El Ministerio de Comercio de China anunció la creación de la lista a fines de mayo para apuntar a las empresas que, según el gobierno, dañan los intereses de las compañías nacionales.

Eso siguió a las restricciones de los Estados Unidos en relación con Huawei Technologies.

Carga imposible

Habló con FOX el CEO de FedEx, Fred Smith, quien declaró que las regulaciones en los envíos están generando una “carga imposible” para la empresa. “Se espera que seamos el policía del comercio exterior”, dijo.

La demanda de FedEx es contra la administración de Trump y se debe a su incapacidad para vigilar cientos de miles de envíos por infracciones reglamentarias, según dijo Smith.

“Es casi imposible para nosotros poder lidiar con todo, saber exactamente qué tecnología está contenida en cada una de las 15 millones de entregas diarias o saber de dónde proviene cada paquete”, explicó.

Bigstock

“Nos contactamos con el Departamento de Comercio y les dijimos que las cada vez mayores restricciones a las exportaciones e importaciones en disputas geopolíticas y comerciales crean una carga imposible para FedEx y para el resto de los transportistas”.

Un ejemplo paradigmático

El fin de semana, un integrante del staff de la publicación PC Magazine denunció que en su empresa quisieron enviar desde el Reino Unido hacia los Estados Unidos un teléfono marca Huawei para realizar pruebas, y no pudieron.

El P30 Pro debía ir desde la redacción de PC Magazine en UK hasta Indianápolis a través de FedEx, pero el paquete fue devuelto al remitente en el Reino Unido.

En una nota pegada en la caja que contenía el smartphone marca Huawei decía “paquete devuelto por FedEx debido al problema del gobierno de los Estados Unidos con el de China y Huawei”.

Al respecto, Smith dijo que un empleado “relativamente nuevo malinterpretó las regulaciones y no aceptó el paquete”. Y agregó que fue un caso emblemático que muestra las “situaciones confusas” que pueden surgir.