• De acuerdo con Adweek, los servicios de streaming más populares son Netflix, Amazon Prime Video y Hulu

  • Roku generó ingresos por 742 mil 500 millones de dólares a finales de 2018, según Expanded Ramblings

  • Statista apunta que Comcast registró ganancias de 94 mil 520 millones de dólares ese mismo año

Uno de los mercados más importantes en la industria del entretenimiento es el del streaming. No solo por la forma que los hábitos de consumo de contenido rápidamente han dado una importancia sin igual al video digital. También por la gran cantidad de empresas que buscan abarrotar el mercado con sus propias plataformas. Netflix, Prime Video, Hulu, Disney+, TV+, Peacock y HBO Max son solo los nombres más grandes de una industria en pleno despegue.

Pero esta sobrepoblación de plataformas de streaming tendrá efectos contundentes en el corto y mediano plazo. Según Statista, no solo se estima que el crecimiento de este mercado se desplome a un mísero 0.7 por ciento anual en 2023, más de 20 veces menos que el 15.4 por ciento de 2018. Además su penetración de mercado global seguirá más o menos igual los próximos cinco años. Eso sin contar que las ganancias promedio por usuario irán de caída.

Así pues, la verdadera batalla por el dominio del streaming de video no necesariamente está en las plataformas de contenido en sí. Todo se perfila a que las verdaderas ganancias a largo plazo están en el canal a través del cual los usuarios consumen la información. En este sector, ya se había previsto que el rival a vencer sería Roku, con una penetración notable en Estados Unidos (EEUU). Una compañía escuchó y ya puso manos a la obra, con varios resultados.

Comcast y su arriesgada apuesta en streaming

Según Reuters, la empresa Comcast comenzó a ofrecer de forma gratuita sus dispositivos de streaming con los que quiere rivalizar a Roku. Estos aparatos estarían disponibles sin costo alguno a todos sus suscriptores de servicios de internet. Así como la oferta de la compañía tecnológica rival, esta máquina permite consumir varias plataformas de contenido en un solo lugar. Incluido, por supuesto, la propuesta de NBCUniversal, que forma parte de Comcast.

Tras el anuncio, Reuters reportó que las acciones de Roku se cayeron en un 14 por ciento en la bolsa. Incluso habría estado a punto de alcanzar su récord histórico, desde marzo, de peor día en el mercado bursátil. Alan Gould, un analista de Loop Capital, comentó a la agencia de noticias que “estamos teniendo muchos trabajos para justificar la valuación de Roku en estos momentos. En especial con la competencia de Amazon, Apple, Google y ahora Comcast”.

La clave para triunfar en el mercado del streaming

Ha habido notables altas y bajas en el mercado del streaming en los últimos meses. Apple, a pesar de hacer una inmejorable oferta, se quedó sin un trato de exclusividad con J.J. Abrams. Por su parte, Hulu y Amazon perdieron Seinfeld y The Big Bang Theory a manos de Netflix y HBO Max, respectivamente. Por otro lado, Disney han iniciado una agresiva estrategia de precios para ganarse al público consumidor, que se refleja en estrategias de Apple y Netflix.

Esta batalla entre Roku y Comcast puede dar a entender mucho sobre el estado, y porvenir, de la industria del streaming. Es claro que los servicios de suscripción solamente serán una fracción muy pequeña de las ganancias que se esperan para este mercado. También es claro que las empresas empiezan a darse cuenta que su acercamiento a la industria debe ser más vertical. Pero dichas conclusiones ya dan, por default, claros ganadores a futuro.

Únicamente Comcast, AT&T y las empresas de telecomunicación con ofertas de streaming tendrán una verdadera ventaja a futuro. Esto porque tienen el chance de controlar todos los elementos que involucran la experiencia de consumo: desde la conexión a internet, pasando por el canal y hasta el contenido. Con este factor de su parte, tienen todas las de ganar frente a sus competidores. Siempre y cuando, por supuesto, sepan explotar al máximo este alcance.