Existen compañías cuyos entornos de marca se extienden mucho más allá de lo que sus mismos empleados y operaciones abarcan. Y es que una empresa también se puede ver afectada por lo que hacen sus proveedores, clientes y socios de negocio. En este sentido, en el caso de los más grandes agentes de la industria, hay ecosistemas enormes que abarcan miles de empresas y millones de individuos. Un caso así es el de la gigante tecnológica Apple.

Y se volvió relevante en estos días porque la Unión Europea (UE) lanzó un par de procesos en su contra a raíz de la forma en la que opera su App Store y su sistema de pagos Apple Pay. El escándalo ha escalado ahora que varias grandes compañías de la industria se han unido a las quejas. Por desgracia para la organización de Tim Cook, este escándalo la atrapa en un punto particularmente complicado. Incluso podría ser que la empresa ya haya perdido esta batalla.

Bloomberg reporta que Apple está en medio de un par de procesos en los que necesita a toda costa el respaldo de sus desarrolladores. Primero, y más importante, su planeada transición de  usar procesadores Intel a componentes propios, lo que requerirá que muchas empresas hagan una actualización de sus apps. Al mismo tiempo, va a continuar integrando su ecosistema iOS con MacOS, algo que también le exigirá a los developers trabajo extra para hacer la transición.

Tal vez Apple ya perdió la batalla

Cabe destacar que no es la primera vez que una compañía entra en guerra con sus aliados, al estilo Apple, con otras marcas o sus socios. Sonos demandó hace unos meses a Google pues presuntamente le habría robado el diseño de sus bocinas para sus propios smart speakers. Por su lado, Zara y H&M empezaron hace poco a pelearse por la falta de pago de renta durante la cuarentena. También se puede hablar de la eterna lucha entre Uber y sus socios conductores.


Notas relacionadas


Pero hay que volver al caso de Apple. Por lo general, sería un golpe relativamente leve para la compañía de Tim Cook una sublevación entre sus developers. La App Store no representa más que una fracción de sus ventas totales, así que técnicamente podría darse el lujo de ignorar el conflicto y mantenerse firme en su posición. Pero con todos los cambios que está planeando en su infraestructura, realmente necesita del apoyo de sus aliados para que su plan prospere.

Como depende de estos developers y agentes externos para hacer la transición de su sistema, ahora los aliados de Apple tienen todas las cartas a su favor. Con un movimiento coordinado, y con el respaldo de la investigación de la UE, podrían efectivamente sabotear a Tim Cook y su compañía. Detener por completo el nuevo capítulo de iOS hasta que cumplan sus demandas. Será difícil crear un frente común contra la empresa, pero es una posibilidad real y aterradora.

La union hace la fuerza

Resulta todavía más cierta la tormenta que se aproxima para Apple considerando que hay un sinfín de ejemplos, recientes además, de compañías dispares uniéndose por una meta común. Volkswagen, por ejemplo, está reclutando a sus rivales para ganarle a Tesla en la carrera por la conducción autónoma. Google y AT&T sumaron fuerzas para acabar con Huawei y Amazon de un solo golpe. incluso Tim Cook va a trabajar con HBO Max, uno de sus rivales de streaming.

Y por desgracia para Apple, el tema de la anti-competitividad se ha vuelto muy frecuente en Estados Unidos (EEUU) y la UE, con malas consecuencias para las marcas acusadas. Como lo apunta Forbes, Amazon está en aprietos por la forma en la que abusaría de los datos que sus vendedores. BizJournals apunta que también Facebook está bajo un estricto proceso dentro de la Unión Americana. En el Viejo Continente, dice IOL, justo multaron a la telecom Orange.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299