• Se estima que, solo en México, la COVID-19 se cobraría la vida de al menos un millón de empresas

  • Principalmente saldrían afectados los emprendimientos más pequeños

  • Ante esto, el Gobierno federal ha prometido otorgar créditos para mantener  estos negocios en marcha

Es innegable que la COVID-19 ha tenido un efecto determinante en la forma en la que el mercado se comporta. Varios consumidores, ante la perspectiva de un futuro económico muy difícil, han reducido sus compras sustancialmente. Las empresas, ante el menor número de ventas, también están reduciendo su inversión en ciertas actividades no esenciales. Y en lo general, el panorama no se ve particularmente alentador para muchos agentes de la industria.

Lo anterior también parece haber afectado la forma en la que opera el mercado de valores. De acuerdo con Reuters, el New York Stock Exchange (NYSE) entiende que muchas marcas que están listadas en la bolsa a través de su sistema están pasando por malos momentos. En ese sentido, la compañía quiere hacer más fácil para sus socias el mantenerse listadas, a pesar de los dolores de cabeza por la COVID-19. Así que ha relajado muchos de sus requerimientos.

Antes, era necesario que las empresas en el NYSE mantuvieran el valor de sus acciones por encima de un dólar. Asimismo, debían probar una capitalización de mercado global superior a los 50 millones de dólares (mdd) en los últimos 30 días. De no cumplir con estos requisitos, las compañías se arriesgaban a ser expulsadas de la bolsa. Ante las dificultades financieras que pone la pandemia de COVID-19, se suspenderían temporalmente estas reglas del mercado.

Menor presión ante la COVID-19

No es ninguna sorpresa que muchas grandes compañías de la industria están bajo una presión sin igual por culpa de la enfermedad. Algunas empresas, para no perder colaboradores, están ofreciéndoles trabajar en otras unidades de su organización. Marcas como Disney tuvieron que cambiar por completo su estrategia de negocio a largo plazo para adaptarse a la COVID-19. Un par más se han visto envueltas en controversias por su manejo de esta crisis sanitaria.


Notas relacionadas


La situación de la COVID-19 ha sido dolorosa para los resultados financieros de las marcas. Varias compañías se enfrentan a la posibilidad de no recibir casi ningún tipo de ingreso en los próximos meses, ya que no se pueden acoplar ni al ecommerce ni al trabajo remoto. En este sentido, mientras que unas pocas empresas parecen dispararse en la bolsa por la pandemia, muchas otras se han desplomado. Y su mayor preocupación debería ser mantenerse a flote.

En este sentido, la decisión del NYSE es una buena forma de quitar tensión a las grandes marcas de la industria. Es muy difícil mantener una buena capitalización de mercado y un valor de acciones estable por culpa de la COVID-19. Enfocarse en estos dos factores podría llevar a tomar decisiones que pongan en jaque la existencia de la compañía a largo plazo. Así que es una buena forma de asegurar que la economía no colapse rendida ante ls temores inmediatos.

Una crisis financiera en proceso

No solo la bolsa está tomando sus precauciones para evitar un total derrumbe del sistema económico. En México, al menos dentro de la capital, se suspendieron muchos trámites del tipo administrativo, incluido el pago de algunos adeudos, por la COVID-19. En Estados Unidos (EEUU), la Fed tomó una agresiva decisión para controlar el desplome de la economía. Y un par de industrias, como la aérea, enfrentan la posibilidad de una crisis que las lleve a quebrar.

Las medidas para evitar el colapso económico por la COVID-19 han sido muy distintas en todo el mundo. De acuerdo con el Washington Post, la Fed ha usado casi todas sus herramientas de emergencia para prevenir un desplome generalizado. Por su parte, AlJazeera apunta que las medidas de las naciones emergentes serían inútiles sin la ayuda de la comunidad global. Y según The Guardian, una alternativa podría ser dar paso a otro modelo económico distinto.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299