La industria aérea enfrenta el momento más dramático de su historia

El panorama de la industria aérea cambió sustancialmente en pocas semanas. De esperar un gran año, a un infierno de gastos e incertidumbre.

  • El mercado global de la aviación iba a demandar 44 mil unidades nuevas en los próximos 20 años

  • Se esperaba que el tráfico creciera un 4,6%

  • Pero el coronavirus cambió todo el escenario global y está reconfigurando el planeta

El coronavirus está jaqueando numerosos segmentos de negocios, pero pocos se están viendo tan afectados como la industria aérea. Por un lado, no hay viajeros debido al temor por el brote y por el cierre de las fronteras.

Por otro, porque deben estar a disposición de los estados que están repatriando ciudadanos que estaban en otros países, con altos costos y sin saber si cobrarán por eso.

En ese escenario de calamidad, la línea aérea alemana Lufthansa dijo que ninguna compañía del sector podrá sobrevivir sin ayuda estatal si la pandemia de coronavirus dura mucho tiempo.

El holding germano implementó reducciones drásticas de vuelos, introdujo empleos a corto plazo y suspendió la publicación de sus dividendos y, en declaraciones de su CEO, Carten Spohr, dijo que es “imposible pronosticar el impacto del coronavirus en su rentabilidad”.

“La propagación del coronavirus ha colocado a toda la economía mundial y también a nuestra compañía en un estado de emergencia sin precedentes”, dijo Spohr en un comunicado. “Nadie puede prever las consecuencias”.

Lufthansa, que también es propietaria de Swiss International, Austrian Airlines y Brussels Airlines, ya materializó 140 vuelos de socorro para repatriar a ciudadanos alemanes varados en lo que se describió como “la mayor operación de este tipo jamás vista”. “Además, estamos haciendo todo lo posible para ayudar a garantizar que las cadenas de provisiones de miles de empresas no se rompan, movilizando capacidad adicional en lo que es carga aérea”, agregó Spohr, según Reuters.

A comienzos de semana se conoció que Norwegian Air sería nacionalizada, lo mismo que Alitalia, por parte del gobierno italiano.

En efecto, Italia aprobó el lunes un decreto de ley con ayudas de hasta 25.000 millones de euros que movilizará recursos por un valor de hasta 350.000 millones que incluye, entre otras medidas, el regreso al estado de la aerolínea de bandera que no tiene beneficios desde 2002, según EFE.

El decreto prevé el establecimiento de “una nueva compañía controlada por completo por el Ministerio de Economía y Finanzas o por una compañía predominantemente pública y de participación pública indirecta”, publica Expansión.

Al igual que las aerolíneas, el virtual cierre de la industria turística está jaqueando a las cadenas hoteleras y los parques de atracciones.

Volviendo a Norwegian, la aerolínea escandinava es la que se encuentra en peor posición para afrontar el actual hundimiento del mercado aéreo como consecuencia del coronavirus. La compañía cuenta con liquidez equivalente a los ingresos de 26 días.

norwegian airlines
Bigstock

Como plan de contingencia, la aerolínea chilena JetSmart ya está considerando una reducción de 70% de todas sus operaciones. La cifra porcentual representa un retroceso al mínimo, prácticamente a los primeros meses de su instalación, dice Ricardo Delpiano en DesdeCL. “El drástico ajuste considera la suspensión de todos los vuelos internacionales, a excepción de aquellos que se realizarán para repatriar a personas varadas en el Perú, todos los vuelos domésticos en Argentina y la mayoría de los vuelos domésticos en Chile”, agrega.

Rosario Altgelt, CEO de Latam Argentina, dijo esta semana que “la demanda cayó de una manera inimaginable” y que “es imposible pensar cómo se sale de esto”. Y agregó: “Es la peor crisis de la historia de la aviación comercial; jamás hemos pasado una crisis similar. En Latam redujimos la operación un 70%, tenemos los aviones en tierra”.

El coronavirus golpea a la industria de las líneas aéreas justo cuando esperaba un par de décadas de grandes desafíos.

Una investigación de Boeing publicada por Merca2.0 daba cuenta de que el mercado global de la aviación demandará 44.000 unidades nuevas y que el tráfico crecerá un 4,6% en los próximos 20 años.

Sólo por la venta de aeronaves se generará un mercado de US$ 6,8 billones y por los servicios para mantener las flotas, otros US$ 9,1 billones más.

Boeing también dice en el estudio que por la creciente demanda china de aviones se generarán negocios por valor de casi US$ 3 billones hasta 2038.

Pero todo cambió de un día para el otro.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299