• Banxico describe CoDi como una plataforma para facilitar el pago y cobro de artículos

  • El esquema es 24/7, se basa en la tecnología celular y no tiene ningún costo

  • La tecnología se base en códigos QR y NFC para realizar transacciones sin dinero en efectivo

Dentro de México, el comercio electrónico se ha anotado varios grandes resultados. Eventos como el Black Friday, el Ciber Monday y el Buen Fin han ayudado a incrementar la aceptación del ecommerce entre la población general. Asimismo, muchos ven a este segmento como uno de los segmentos más prometedores del país. Eso sin contar que su avance, tanto en los años recientes como a futuro, es acelerado. Algo un poco distinto ocurre con el Cobro Digital (CoDi).

La propuesta de Banxico para unificar e impulsar el ecommerce en el país ha tenido resultados no muy consistentes. Agentes como El Universal aseguran que el sistema permitirá aumentar las ventas de negocios en un 14 por ciento. Además hay quienes, al estilo de El Economista, son optimistas sobre la rápida aceptación entre la población. Pero otros, entre ellos Expansión, Xataka y Milenio, reportan que su progreso no es tan positivo como gustaría o ya debería ser.

Ciertamente el CoDi enfrenta retos importantes que no necesariamente tienen que ver con el sistema mismo. Todas las empresas de la economía en línea aún luchan por incrementar a como dé lugar tanto la bancarización como la digitalización de México. Estos retos comunes, sin embargo, no son la mayor barrera para este proyecto. De hecho, el desafío más importante para su éxito (o fracaso) está alrededor de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs).

MiPyMEs desconocen el CoDi

Una investigación del UENI apunta que el proyecto de Banxico no es muy reconocido entre las unidades económicas que comandan el 72 por ciento del empleo y la mitad del PIB nacional. La organización apunta que únicamente el 23 por ciento de estos negocio de hecho conoce qué es el CoDi. Pero lo más grave es el aparente alto rechazo ante esta iniciativa. Según esta firma, alrededor de cuatro de cada diez empresas de menor tamaño apuntó que no lo utilizaría.


Notas relacionadas


El desconocimiento del CoDi no es homogéneo. MiPyMEs en Artes, diseño y medios digitales son las que más conocen de este sistema. De cerca le siguen Tiendas de ropa y accesorios, Servicios profesionales y técnicos y Comercios minoristas. Sin embargo, en ningún caso el conocimiento de este sistema supera el 35 por ciento. Algo similar ocurre en su aceptación, donde Comercios, Estéticas y Eventos serían de los que están más abiertos al proyecto.

¿Un proyecto destinado a perecer?

A lo largo de los últimos meses, varias barreras y triunfos se le han presentado al sistema de Banxico. El Buen Fin representó una oportunidad para que el CoDi demostrara su aceptación y valía dentro del país. Asimismo, se ha visto como una fuerte apuesta de la institución para llevar a cabo una revolución del consumo en el país. Por otro lado, también es una muestra  de que las fintech y los órganos convencionales tienen una buena sinergia al trabajar de la mano.

Pero los resultados de UENI son graves. Banxico no solo invirtió mucho dinero y esfuerzo en crear esta plataforma de pagos digitales. Además, CoDi disfrutó de un lanzamiento con todo el bombo y platillo posible para una iniciativa de este calibre. En este sentido, más MiPyMEs deberían estar conscientes de este proyecto. Por supuesto, la concientización se arregla con una estrategia de marketing más adecuada y agresiva. Pero hay otro punto crucial a resolver.

Que cuatro de cada diez MiPyMEs rechacen el CoDi es una fracción bastante grande. No es la mayoría, ni siquiera alcanza la mitad, pero aún así representa un segmento considerable. Será necesario que Banxico, si quiere que su proyecto sea más exitoso en el país, analice qué es lo que está fallando en su implementación. Una vez que conozca preocupaciones y necesidades de los negocios, tal vez podría seguir creando una plataforma realmente revolucionadora.