• De acuerdo con la misma Google, hasta 50 por ciento de la navegación total en internet se realiza a través de móviles

  • Según cifras de Statista, solo en Estados Unidos, habría más de 211 millones de usuarios de búsqueda móvil en 2020

  • Para septiembre del año pasado, en estimaciones de Omnicore, YouTube tenía cerca de dos mil millones de usuarios globales

Si hay una preocupación generalizada entre los usuarios de servicios digitales, es el poder que tienen las marcas en el consumo de contenidos y el manejo de datos personales. El primer tema se ha vuelto relevante ante la extensa difusión de contenidos tóxicos y falsos. Y el segundo ha recibido más atención del público por las constantes brechas de seguridad  de varias marcas. Ante la presión externa, compañías como Google han empezado a actuar.

De acuerdo con The Verge, Google acaba de presentar una nueva función para sus app principal en Android y iOS. La herramienta automatiza la eliminación de datos sensibles de los dispositivos. Ahora, los usuarios pueden hacer que el software destruya los registros de geolocalización y el historial de actividad web en intervalos de tres o 18 meses. La opción no estará activada por default, por lo que las personas deben habilitarla manualmente.

Además, Google presentó una función para YouTube. Con un post en su blog oficial, la marca anunció dejará a los usuarios filtrar el tipo de contenidos que su algoritmo les recomienda. El cambio afectará específicamente a su página de inicio y los videos recomendados. Ahora, los usuarios puede señalar cuáles son los temas específicos en los que están interesados. Las personas incluso podrían detener las sugerencias de canales enteros si así lo desean.

Google, en búsqueda de mayor control de parte del usuario

Otras compañías, fuera de Google, han presentado funciones para darle más control a los usuarios sobre su experiencia y su información. En mayo, Facebook anunció sus intenciones de crear una función “Clear history”. También Amazon, a raíz de la controversia con Alexa, tuvo que añadir una herramienta muy similar hace unas semanas. Y en lo referente a contenido, varias redes sociales han presentado nuevas experiencias e interfaces a sus usuarios.

Con estas adiciones, Google sigue dando pasos en la dirección correcta. Sus plataformas e iniciativas han sido duramente criticadas en las últimas semanas. Con la implementación de estas funciones, ciertamente puede anotarse algunos puntos a favor. Pero incluso si estos anuncios son positivos en vista de las controversias que han envuelto al entorno digital, no son suficientes. La tecnológica debe seguir presentando iniciativas que aborden estos temas.

En ese sentido, es importante que recolecte retroalimentación del entorno sobre cómo se está usando y qué tan bien se reciben sus nuevas herramientas. Pero Google no puede limitarse a escuchar lo que dicen únicamente sus usuarios. Probablemente sería más importante todavía que atendiera a la forma en la que los reguladores están percibiendo los cambios. Dada la animosidad entre la esfera política, sería mejor enfocar sus esfuerzos en calmar a este sector.