• De acuerdo con Zariance, 40 por ciento de los usuarios de redes sociales prefieren Facebook para ver videos

  • En cifras de la misma red social, la función Watch Party incrementa la interacción con los videos en ocho veces

  • La marca de Zuckerberg también presentó varias series originales, entre ellas The Real World y Human Discoveries

Uno de los jugadores más grandes en el entorno de la publicidad digital es Facebook. Y es que, con el control de cuatro de las redes sociales más populares del mundo, su capacidad de monetización es notable. Pero eso no significa que su liderazgo no tenga retos. Además de tener que lidiar con su más grande rival digital, también enfrenta una severa crisis de marca. Crisis que muchos otros agentes están usando para capturar la publicidad en video digital.

Pero Facebook quiere convencer que su plataforma de video es todavía atractiva y mejor que la de su rival, YouTube. En su blog oficial, la red social acaba de presentar nuevas cifras de rendimiento de Watch. Según la compañía de Mark Zuckerberg, los contenidos de su plataforma atraen a más de 140 millones de personas diariamente. Al mes, la cifra crece a 720 millones. En promedio, los usuarios diarios consumen 26 minutos de contenido cada 24 horas.

Asimismo, Facebook presumió cifras récord de contenido para anunciantes. Según la red social, se han triplicado las páginas que monetizan sus videos a través de su plataforma. De estos creadores, los que ganan más de mil dólares al mes se han multiplicado por ocho. Y quienes tienen ingresos de 10 mil dólares o más han tenido un crecimiento del 200 por ciento. Aprovechó también para presumir contenidos originales, asociaciones y colaboraciones.

La epopeya de Facebook en publicidad de video

Varias marcas han mostrado su interés en reforzar las estrategias de difusión basadas en contenidos de video. Ayer, Mailchimp se “unió” a la industria del streaming en un ambicioso proyecto de content marketing. Twitter también confirmó en entrevista nuevas herramientas enfocadas a hacer más atractivos los formatos audiovisuales en publicidad. Y varios agentes han presionado a plataformas como Netflix, Disney+ y Prime Video para meter anuncios.

Facebook, desde hace tiempo, quiere ganarle a YouTube su mercado de publicidad en video. La presentación de Watch hace casi un año tenía el objetivo expreso de vencer a la subsidiaria de Google en su propio juego. Y los esfuerzos de Zuckerberg en sus plataformas, en especial Instagram, demuestran claramente su intención de hacer sus productos más amigables y atractivos a los anunciantes. Las cifras son solo el sustento numérico de estas ambiciones.

Sin embargo, la red social tiene muchos retos que superar. Además de que los reguladores empezarán a poner presión extra sobre sus actividades, está lidiando con un conflicto interno. Además, ya desde 2015, algunos creadores acusaban a Facebook de ser cómplice en varias malas prácticas de publicación de contenido ajeno. La presión es mayor tras la negativa de Zuckerberg a retirar materiales falsos, una política cuyos límites aún están por probarse.

A eso hay que sumarle que rivales como Snapchat tienen ambiciones muy similares en publicidad con video. Y además, que sus mismas redes sociales alternativas están robándole a su audiencia. Es entendible que Facebook esté haciendo todo lo posible por seguir atrayendo (o conservando) anunciantes en su plataforma. Pero todas estas problemáticas a su alrededor, si siguen sin resolver, le harán mucho más difícil alcanzar el objetivo final.