• De acuerdo con Statista, Burger King alcanzó su récord de ingresos en 2009, con dos mil 540 millones de dólares

  • La marca es la octava más valiosa de comida rápida en el mundo, después de McDonald’s, KFC y Starbucks

  • Comparada con la Big Mac, una Whopper tiende a ser 50 por ciento más grande

Si algo sabe hacer Burger King (la mayor parte del tiempo) son comerciales y estrategias publicitarias atractivas. Cuando no se decide a crear vasos semiderretidos, pide a su público que queme los anuncios de la competencia. O invita a las personas a que le “pongan el cuerno” a sus rivales. Incluso ha llegado a eliminar todos los productos en su menú, menos su Whopper, sin previo aviso. Así pues, siempre puede esperarse algo descabellado de la marca.

El más reciente proyecto de la marca es utilizar radiografías de sus clientes. Estas imágenes muestran cómo varias personas se han dislocado la mandíbula. Cada foto está acompañada de un tweet, donde las personas confiesan haberse lastimado al comer las hamburguesas de Burger King. Al final de cada anuncio, la compañía pone la frase “Les advertimos que eran grandes”. La campaña print se está realizando, por el momento, exclusivamente en Brasil.

De hecho, la agencia responsable es David Sao Paulo. Ésta fue la que diseñó el proyecto de encender en fuego los anuncios de la competencia. Los mensajes de los presuntos clientes de Burger King parecen promocionar sus hamburguesas Whopper y Stacker. Los nombres de las cuentas de Twitter aparecen difuminados y por lo tanto no se puede ver a quién pertenecen. Una búsqueda textual de los textos tampoco permite encontrar las publicaciones originales.

Testimoniales, Burger King y mercadotecnia

Utilizar comentarios de clientes para una campaña publicitaria no es una estrategia nueva. KFC lanzó una arriesgada campaña en 2018 donde utilizó comentarios negativos en redes sociales para promocionar su nueva línea de papas fritas. Y hace unas semanas, la marca de cerveza Carlsberg hizo algo muy similar. Si bien Burger King parece la pionera en presumir clientes heridos por sus productos, incluso Papa John’s se ha sumado a esta tendencia.

Burger King no solo se anota puntos por el factor sorpresa. Además, se basa en el sencillo principio que la gente confía más en las recomendaciones de otras personas que en los mensajes de las marcas. Ésta es la razón por la que los influencers son agentes publicitarios tan eficientes. Según información de Social Fresh, los testimonios de clientes son el contenido más útil en una estrategia de content marketing, con hasta 89 por ciento de efectividad.

Además, Burger King está utilizando el diseño correcto para los testimoniales. Un estudio limitado de AdEspresso apunta que las recomendaciones visuales son mucho más efectivas que las de puro texto. Es decir que, al añadir las radiografías de los clientes, la marca de hamburguesas no solo está llamando la atención con las enormes fotografías de cráneos. Además, tiene un costo de conversión más bajo y es probable que genere más interacciones con la audiencia.

Por otro lado, la marca podría haber cometido un error táctico al cubrir la fuente de sus tweets. De acuerdo con un estudio realizado por Reevoo, hasta el 95 por ciento de los consumidores llegan a desconfiar de la autenticidad de una revisión de producto. Por su puesto, Burger King solo está protegiendo la identidad de estos usuarios al difuminar sus nombres. Pero el que no se puedan encontrar las publicaciones sí le quita algo de legitimidad, e impacto, a la campaña.