Cada año, el 14 de febrero es una fecha de especial interés para las marcas de casi cualquier categoría, no sólo por las altas tasas de consumo, sino también porque se trata de una celebración que se presta para generar interesantes estrategias de comunicación. Burger King lo sabe y buscó capitalizar la oportunidad con un “ataque directo” a su rival McDonald’s.

La marca dueña de la Wopper lanzó en redes sociales el reto #BurgerInfieles, el cual buscaba a usuarios que mediante sus perfiles sociales expresaban su amor por McDonald’s para invitarlos a serle infiel a su gusto.

La dinámica consistió en identificar estos perfiles y vía mensaje directo “hacerlos caer en tentación” con un cupón de regalo canjeable por una hamburguesa que incluía envío gratis a atrasé de la plataforma de Rappi.

A decir de la marca, muchos consumidores aprovecharon la oportunidad para “ser infieles” y el logro de la firma fue materializado en un video de reseña de lo ocurrido.

¿Directo a la friend zone?

Diversos usuarios se sumaron a la conversación dejando el claro el gusto por los productos de Burger King sobre los de McDonald’s, lo que permitió que el hashtag #Burgerinfieles tuviera un alcance favorable en redes sociales.

De acuerdo con Tweetreach, los últimos 100 tweets con dicha etiqueta generaron una exposición de 411 mil 966 impresiones con 340 mil 841 cuentas alcanzadas.

No obstante, aunque la estrategia parece haber cumplido las expectativas de la marca, la realidad es que para algunos clientes se trató de la oportunidad perfecta para hacer ver a la “marca del rey” sus deficiencias en términos de servicio al cliente. De hecho, algunos usuarios hicieron eco de su predilección por otras marcas como Carl’s Jr.

Si bien el caso anterior no se puede catalogar como un fracaso para Burger King, lo cierto es que si deja en claro la importancia de alinear todas las acciones que respaldan a una marca. Una estrategia interactiva con gran nivel de creatividad, de nada sirve si aspectos como la atención al cliente o la presentación del producto no cumplen las expectativas del cliente.

Aún con la gran cantidad de información sobre las audiencias que ahora forma parte del arsenal de aliados con los que cuentan las marcas, existe una desconexión importante sobre lo que demandan los clientes y lo que las empresas entregan.

Desde Marketo indica que la gran mayoría (82 por ciento) de los vendedores creen que entienden profundamente cómo sus compradores quieren participar. Sin embargo, la mitad de los compradores no están de acuerdo.

El hallazgo es consistente con las las conclusiones de un reporte firmado por Danaher, mismas que apuntan que sólo el 16 por ciento de los vendedores creen que son realmente sensibles a las necesidades de sus públicos meta.