• El escándalo de Wirecard comenzó a raíz de ciertos reportes del Financial Times, publicados desde el año pasado

  • Dentro de estos informes, se acusaba a la compañía de tener una serie de irregularidades en sus cuentas asiáticas

  • A raíz de la pérdida de los dos mil mdd, las acciones de esta marca se desplomaron en más de 60 por ciento

La semana pasada se dio a conocer el increíble caso de Wirecard, una compañía alemana que solo no podía encontrar dos mil 100 millones de dólares (mdd) en efectivo. En su momento, se decidió despedir al entonces CEO de la marca, Markus Braun, por su posible responsabilidad ante la pérdida de estos recursos. Sin embargo, sigue sin existir rastro alguno de este dinero. Y todo parece indicar que el drama continuará haciéndose más intenso en las próximas horas.

De acuerdo con AP, se acaba de arrestar a Braun, sospechoso de haber manipulado todas las finanzas de la compañía. Específicamente, se quiere determinar si representó engañosamente los recursos de la marca alemana para reflejar un balance mucho más alto del que en realidad existía. Esto, después que Wirecard teorizó que tal vez los dos mil 100 mdd que se tenían en el registro y que no se encontraban en ninguno de los bancos podrían no haber existido jamás.

Autoridades en Alemania teorizan que Braun trabajó con otros ejecutivos y aliados para hacer que la compañía pareciera más fuerte y exitosa de lo que realmente era. De esta forma, pudo engañar tanto a clientes como a inversores de que se trataba de un proyecto mucho más atractivo a futuro. Según los investigadores, el ahora ex-CEO de la compañía dijo que iba a cooperar en todas las pesquisas. No se sabe si se le pueden imputar otros cargos en el futuro.

Una crisis profunda para una compañía

No es la primera vez que arrestan a un alto ejecutivo de una empresa. Samsung, por ejemplo, perdió a decenas de directivos de la compañía, incluyendo su presidente, arrestados en un gran caso de corrupción dentro de Corea del Sur. Hace poco se le amenazó a la marca con llevar a su heredero a otro proceso criminal. Y en febrero, autoridades de España capturaron a Emilio Lozoya, ex-director de Pemex, en un proceso que agarró por sorpresa a todo México.


Notas relacionadas


Con este arresto, la compañía Wirecard se encuentra en una posición muy difícil. Claro, hay una muy buena posibilidad que Braun y sus posibles cómplices hubieran llevado a cabo todo el proceso a espaldas del resto de la empresa. Sin embargo, el asunto de fondo es que hubo un intento consciente de hacer a la marca más atractiva a inversionistas y clientes de forma ilegal. Aún si se lleva a la justicia al ex-CEO, su reputación estará irreversiblemente dañada.

Por desgracia, no hay mucho que pueda hacer para recuperarse. La misma naturaleza del escándalo ciertamente le costará muchos clientes y la confianza de las autoridades bancarias para conseguir préstamos. Sin este soporte financiero, no podrá continuar con sus planes a futuro en la misma dimensión que durante los últimos años. Tendrá que reducir el tamaño de su compañía y, en el camino, arriesgarse a ser comida o aplastada por sus  antiguos rivales.

¿Cómo recuperarse de semejante golpe de reputación?

Junto con Wirecard, hay un sinfín de historias de una compañía líder en su sector que se ve involucrada en un escándalo. Apple está en medio por una batalla por el control de su propia App Store, pues muchos de sus aliados están reclamando contra sus medidas de comerciales. Para Volkswagen, el Diéselgate todavía tiene repercusiones en su estructura corporativa hoy en día. Y Mark Zuckerberg siempre está bajo asedio por la libertad de expresión en Facebook.

El caso de cualquier compañía en esta lista podría ser suficiente para hundir por completo a un negocio, si no se tuviera una buena estrategia de respuesta a una amenaza de reputación. De acuerdo con Business.com, es importante actuar con transparencia, pero también discreción. Por su lado, Social Barrel cree que la clave está en comprometerse a trabajar en una solución. Y el Imperial College Business School apunta que hay que cambiar el liderazgo de mayor nivel.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299