• Según Markus Braun, el CEO de Wirecard, dos bancos asiáticos asumieron las cuentas fiduciarias de la empresa en 2019

  • Pero BDO Unibank y el Bank of the Philipinne Islands, las firmas en cuestión, negaron tener relación alguna con la marca

  • De no localizar los dos mil 100 mdd faltantes, la empresa solo tendría disponibles 220 mdd para hacer frente a sus gastos

ACTUALIZACIÓN: Se corrige el tiempo que Braun ha estado al frente de Wirecard

Generalmente los directores ejecutivos de grandes compañías son, en casi todos los aspectos, los representantes de sus negocios. No solo son los responsables del futuro inmediato de las mismas. También representan una especie de encarnación de la empresa, con un gran poder sobre la dirección y la reputación de la misma. Así pues, deberían ser además sus aliados más importantes. Pero hay ocasiones en las que simplemente un CEO puede ser su peor perdición.

Tal parece ser el caso de la empresa de pagos alemana, Wirecard. Reuters informó hace ya unas horas que el negocio habría sido víctima de un “fraude de proporciones considerables”. Esto, porque su auditor se negó a firmar sus cuentas de 2019. ¿La razón? La empresa habría perdido mil 900 millones de euros, unos dos mil 100 millones de dólares (mdd) en efectivo que deberían estar en cuentas fiduciarias. Esta cifra equivaldría a una cuarta parte de su balance.

Pero el escándalo de la empresa no acaba ahí. Poco después de este anunció, sus acciones se desplomaron en la bolsa en más de 60 por ciento. Dos bancos que podrían haber tenido ese dinero negaron relación alguna con Wirecard. Y, en datos de Yahoo Finance, acaba de despedir a su CEO, Markus Braun, que ha estado al frente de la organización por casi dos décadas. Incluso con esta decisión, no se tiene idea alguna de dónde está el dinero perdido.

¿La culpa es del CEO?

Wirecard no es la primera empresa que decide deshacerse de su director ejecutivo por culpa de un escándalo o una crisis interna. CrossFit por ejemplo dejó en la calle a su fundador luego que hiciera una serie de comentarios racistas en torno al asesinato de George Floyd. HSBC, en agosto pasado, también cambió a su líder a raíz del ambiente retador. Hace unos días, el CEO de Patagonia salió de la compañía, aunque no se dieron razones detrás de su súbita renuncia.


Notas relacionadas


El escándalo en el que está ahora Wirecard no es menor. Si los reportes son acertados, el haber perdido esos dos mil 100 mdd de dólares podría costarle a la empresa no solo futuros tratos con instituciones bancarias. Tampoco sería capaz de cumplir con muchas obligaciones que tiene con proveedores y aliados. Así pues, es crucial hallar cuanto antes o los recursos faltantes o a un culpable. Considerando esto, la salida del CEO es un movimiento casi natural.

Independientemente si el CEO de la empresa es el culpable de la desaparición de este dinero, muestra que Wirecard está tomándose muy en serio este posible fraude. Ahorita lo que más necesita es credibilidad en la industria y que otros agentes confíen en su capacidad para hallar los recursos o una solución. De lo contrario, se quedará sin aliados y su bancarrota será casi inminente. La salida de su director ejecutivo es, así, una vuelta de hoja para un mejor futuro.

¿Cómo pierde una empresa dos mil 100 mdd?

No es poco común que las compañías pierdan cantidades extraordinarias de dinero. Pero por lo general esto responde a una situación inesperada de la empresa. Por ejemplo, negocios al estilo de Amazon pueden encogerse en valuación de un segundo a otro solo por un reporte de resultados poco favorecedor. También está el caso de Alsea, que tuvo que ceder mucho dinero al SAT por culpa de Vips. O Apple, que por la pandemia no pudo ingresar unos 52 mil mdd.

Sin embargo, un caso de fraude como el que se enfrenta la empresa de pagos alemana no es muy común. Pero sí hay un par de ejemplos notables. Ahí está Accounting Degree, que habla del multimillonario escándalo de Enron en 2001 que le costó a millones sus trabajos y ahorros. Forbes habla sobre el esquema Ponzi de Bernard Madoff, descubierto en 2008. Por su lado, Fraud Magazine apunta que en 2019 se vulneraron 100 millones de cuentas en Capital One.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299