• Routematch tiene relaciones con más de 500 agencias de transporte público en Estados Unidos

  • Presumiblemente, estas alianzas pasarán a engrosar el portafolio de ingresos de Uber después de la compra

  • Muchos agentes han criticado a la plataforma de taxis compartidos de quitarle negocio a trenes y autobuses

Entre las estrategias más comunes de las empresas para expandir sus modelos de negocio y capacidades comerciales, está la adquisición de startups y compañías más pequeñas. Es una estrategia tan común, que cada vez genera más miedos en temas como competencia y la falta de innovación. Pero, a la vez, representan un excelente indicador para el futuro de las marcas involucradas y cómo mejoraría su negocio. Por ejemplo, ahí está la última compra de Uber.

De acuerdo con The Verge, la compañía de taxis compartidos acaba de sumar una nueva empresa a su cada vez más extenso portafolio de unidades tecnológicas. Pero esta ocasión es una compra que choca un poco con el negocio principal de Uber. La compañía que se unirá a  su imperio es la estadounidense Routematch. Se trata de un negocio que se especializa en la creación de software para agencias de transporte público. Los términos de la adquisición no se revelaron, incluyendo cuánto se pagará por la transacción o cómo es que se va a concretar.

Lo que sí es interesante es el nuevo enfoque de Uber en transporte público. En información de TechCrunch, es una decisión que la compañía de tecnología ya había anunciado desde junio. Sin embargo, la compra de Routematch consolida esta visión. La compañía de Atlanta vende software que permite a agencias de transporte público gestionar datos, así como organizar, reservar y vender viajes. La idea es que las capacidades de esta unidad se integren a su app.

Transporte público: ¿El verdadero destino de Uber?

Varias empresas han anunciado compras de alto nivel en los últimos meses. Por ejemplo, a finales de 2019, Facebook adquirió una plataforma de streaming de videojuegos, poniendo en riesgo el futuro de Stadia. Zynga, el gigante de juegos web y móviles, se expandió en Turquía con un movimiento valuado en mil 800 millones de dólares (mdd). Al otro extremo del caso de Uber, se frustró una transacción de Ocesa (para desgracia de Televisa) y Google perdería Fitbit.


Notas relacionadas


Pero vale la pena volver al caso de la plataforma de taxis compartidos. Hay que recordar que, desde mucho antes de salir a la bolsa, Uber no ha podido dejar de reportar multimillonarios números rojos en sus finanzas. Con la pandemia, el negocio de los viajes en auto particular se ha desmoronado mucho más. Ésta es parte de la razón por la que está apostando tan fuerte tanto en conducción autónoma como en sus negocios alternos, como la comida a domicilio.

Sin embargo, con la compra de Routematch, se podría estar abriendo el verdadero camino de Uber. Es evidente que la competencia en taxis compartidos es intensa y salvaje, con débiles márgenes de ganancia. En el transporte público, enfocándose al entorno B2B, podría generar mucho más dinero en el corto y largo plazo. Claro, lo anterior no significa que solo abandone a sus conductores y le dé la victoria a Lyft y Didi. Pero debería volverse un negocio secundario.

¿Una revelación para todo el sector?

Esta compra de Uber no sería la primer señal de que el mercado de los taxis compartidos tal vez no es tan viable como se imaginaba en un principio. A raíz de la pandemia, agentes como Cabify solo se están esforzando en que el público no los olvide, pues no pueden ofrecer viajes. Compañías al estilo de Lyft han tenido que cambiar su propuesta de valor hacia un enfoque en el medio ambiente. Después está Didi, que está metiendo todos los recursos en los robo-taxis.

No sería la primera vez que se piensa que el sector de Uber y rivales realmente no es tan productivo. De acuerdo con Markets And Markets, los consumidores son poco leales y los ingresos son limitados, lo que hace un problema que haya tantos jugadores en competencia. Para Medici, también es un desafío el ganarse la lealtad de los conductores, que a su vez implica barreras legales. Y Auto Versed menciona la resistencia de los taxis convencionales.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299