• Junto con Didi y Uber, muchas compañías en China están invirtiendo miles de mdd en conducción autónoma

  • Hay expertos que estiman que tomará mucho tiempo para que el consumidor confíe plenamente en robotaxis

  • Sin embargo, otros especialistas creen que para 2025 ya se producirán en masa estos vehículos dentro de esta economía

En la industria de los taxis compartidos hay varias empresas relevantes que están tratando de conquistar el mercado global. Sin embargo, Uber puede presumirse como la marca líder de la industria., gracias a su escala global. Lo anterior, por supuesto, no significa que tenga un buen control del segmento. Todo lo contrario, su masivo tamaño y su modelo de negocio en cifras rojas la dejan vulnerable a ciertos movimientos de sus rivales. En especial algunas promesas.

Ya hace unos días que Lyft, su mayor competidora en Estados Unidos (EEUU), hizo temblar a Uber con la promesa de una flotilla 100 por ciento eléctrica para 2030. Ahora, de acuerdo con Reuters, es la china Didi la que está presentando un desafío a esta plataforma. Un ejecutivo de esta tecnológica asiática prometió que, a inicios de la próxima década, espera estar operando más de un millón de robotaxis en el mundo. La empresa ya tiene pruebas en varias ciudades.

Didi no detalló exactamente en qué mercados desplegaría esta flotilla de robo-taxis. Pero la rival de Uber sí dijo que la idea es concentrar este esfuerzo en ciudades donde no hay muchos vehículos o socios conductores disponibles, pero una buena demanda. Desde el año pasado que la tecnológica opera vehículos autónomos en ciudades de China, especialmente en Pekín, Shenzhen y Shanghái. A partir de 2021, se espera que se expanda fuera de su país de origen.

Bajo asedio, Uber necesita respuestas

Cabe destacar que la idea de los robotaxis no es exclusiva de las plataformas de automóviles compartidos. Tesla, por ejemplo, tenía planeado desde 2019 lanzar un servicio rival a Uber y Lyft en EEUU una vez que perfeccionara su sistema de conducción autónoma. Fiat Chrysler, en cambio, compartió a inicios de 2020 que quería llevar esta oferta a ciertas partes de China. También Volkswagen ha invertido recientemente mucho dinero en este tipo de proyectos.


Notas relacionadas


Volviendo al caso de Didi, es una amenaza considerable para Uber. La líder de las plataformas de taxis compartidos también ha estado trabajando en conducción autónoma. Pero en este sector, ha ido acumulando graves derrotas en el transcurso de los últimos veces. A eso se le debe de sumar que la principal inversora de la tecnológica americana, SoftBank, de hecho lidera las rondas de fondeo de su rival china en robotaxis. El panorama, así, es muy oscuro.

No sería exagerado decir que Uber está bajo asedio, considerando los anuncios de Lyft y Didi, la crisis de la pandemia y su constante problema de ingresos. Resulta indispensable que la compañía encuentre rápido cuál es el valor agregado que le ofrecerá a sus consumidores en el largo plazo. Y en cuanto lo encuentre, empiece a invertir con fuerza en su desarrollo. Si no, sus rivales continuarán definiendo sus propias características únicas y dejándola más y más atrás.

Atractivo de los robotaxis

Más allá de los problemas de Uber, vale la pena observar los avances que se han hecho en el mercado de los vehículos autónomos para uso comercial. Por ejemplo, Hyundai desde 2019 lanzó un servicio gratuito en EEUU para perfeccionar su sistema de conducción independiente. Waymo, el proyecto de Google, está tratando de hacer los viajes en robotaxi un concepto más interesante que el shock tecnológico. Otras, al estilo de GM, están encontrando varios retos.

Lo cierto es que, no importa si el mercado de los robotaxis lo conquista Tesla, Uber, Didi o cualquier otra automotriz, tiene un potencial de crecimiento a futuro realmente brillante. De acuerdo con IDTechEx, se espera que reemplacen los autos privados. Allied Market Research apunta que para 2030 tendrá un valor global de 21 mil 300 millones de dólares (mdd). Un alza de 112.67 por ciento anual compuesto promedio para la década según Markets and Markets.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299