• En noviembre de 2019, Google acordó pagar dos mil 100 millones de dólares por Fitbit

  • Pero, en su momento, varios agentes protestaron en contra de la operación por el poder que podría darle a la tecnológica

  • Lo anterior, por el amplio repositorio de datos que la empresa de fitness tiene sobre hábitos de sueño y estado de salud

No hay mayor nivel de escrutinio que el que reciben las grandes tecnológicas cuando acaban de adquirir otros negocios para hacer crecer su influencia en otros mercados. Tiene sentido, considerando que ya hay varias preocupaciones sobre el presunto efecto negativo que tienen estos gigantes en la competitividad. Por supuesto, para las marcas bajo la lupa, se trata de un proceso bastante frustrante. Y la que compañía que ahora pasa por este infierno es Google.

De acuerdo con The Verge, reguladores en la Unión Europea (UE) iniciaron un proceso que, en cuestión de unos pocos días, podría significar la suspensión de la compra de Fitbit. Vale la pena recordar que Google adquirió a la empresa de tecnología fitness a finales del 2019. Sin embargo, el proceso todavía está bajo revisión de las autoridades. Y en el Viejo Continente, se teme que la operación pueda herir la competencia y poner en riesgo los datos de los usuarios.

Según el Financial Times, los rivales de Google en Europa han recibido cuestionarios donde se les pregunta cómo la adquisición podría cambiar el mercado y afectar sus negocios. La idea es que esta información se utilice para llegar a una nueva decisión sobre la compra el próximo 20 de julio. Entonces, la UE podrá decidir si aprobar el trato, o bien poner restricciones a la marca sobre cómo usar los datos de Fitbit. O bien, lanzar una investigación todavía más profunda.

La solución que podría necesitar Google

Por desgracia para las tecnológicas, este tipo de procesos se han vuelto muy comunes en la industria. Facebook, al igual que Google, está bajo una investigación en Reino Unido que pone en riesgo su propiedad sobre Giphy. Televisa habría estado detrás de los problemas que tuvo la fusión de Disney y Fox en México. Es probable que Volkswagen también genere un poco de ruido después de hacerse con la plataforma de viajes corporativos Voya dentro de Europa.


Notas relacionadas


Pero hay que volver al caso de Google. Si bien la investigación de la UE sobre la compra de Fitbit no son noticias menores, probablemente hará poco daño en el gran esquema de las cosas. Y es que, al menos hasta ahora, no se han bloqueado las grandes adquisiciones que han hecho las gigantes tecnológicas. Claro, han atraído mucho la atención y se les ha puesto un sinfín de restricciones. Pero al final de cuentas, estos gigantes terminan saliendo adelante.

Así pues, se trata más bien de un trámite administrativo para Google. Sin embargo, es aún una situación desagradable y que cuesta tiempo y dinero. Tal vez una solución para alguna futura compra sería iniciar el proceso con un discurso mucho más transparente. Es decir, adelantarse a las solicitudes y preocupaciones de autoridades de gobierno y detallar a profundidad cómo es que se auto-limitará  el uso de estas unidades. Al menos así se podría acelerar la situación.

Problemas en el horizonte

Al mismo tiempo, es probable que la situación por la que pasan Google y rivales regularmente cambie dentro de muy poco. Y es que las autoridades están empezando a tomar medidas más severas. Ayer mismo se dijo que la UE estaba preparando un nuevo marco para asegurar una mejor competitividad en el entorno de los marketplaces. Amazon, por su lado, está bajo un proceso criminal por algunas de sus prácticas. Y nunca se había sugerido dividir una marca.

Y por desgracia para Google y sus rivales, se trata de una tendencia que se está consolidando en casi todo el mundo, no solo la UE. Lexology apunta que en Portugal se están definiendo una serie de nuevas medidas para evitar el comportamiento de “cárteles” en su mercado. En datos de CNBC, el Reino Unido está listo para poner medidas y controlar a las tecnológicas. Y en EEUU, según Medianama, se llamará a testificar a los CEOs de las mayores compañías.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299