• De acuerdo con Zariance, el usuario promedio de Facebook pasa 35 minutos al día en la plataforma

  • En cifras de Statista, la red social reportó ingresos por 55 mil 800 millones de dólares a finales de 2018

  • Así como diversifica agencias creativas, la marca también está explorando otros potenciales productos y servicios

Si hay una plataforma que sea objetivamente más influyente a escala internacional en su rubro, es Facebook. En el ranking global, los cuatro productos bajo su poder ocupan prominentes posiciones en el top 10. Asimismo, es el rostro más visible en el conflicto entre el público, los reguladores y la industria de las redes sociales. Sin embargo, la tecnológica sigue impulsando proyectos y datos para ganar el favor del entorno. Y no deja de apagar fuegos en todos lados.

Facebook estaría por resolver una demanda que recibió el año pasado. En ella, mercadólogos acusaron a la red social de conocer una discrepancia entre las métricas reales y reportadas de ciertos videos de marcas. Según AdAge, la plataforma ha llegado a una acuerdo con los agentes inconformes. Si bien no se han revelado los términos, un vocero de la empresa señaló que la acción legal “no tiene mérito” pero está en el mejor interés de todos seguir adelante.

Casi a la vez, Facebook ha crecido sus agencias bajo contrato. Según The Drum, Zuckerberg sumó a cuatro organizaciones. Wieden + Kennedy seguirá con la cuenta de la red social, mientras que las otras firmas se dividirán el resto. Messenger, Instagram y WhatsApp irán a Leo Burnett, Ogilvy y BBDO Worldwide, respectivamente. Por su parte, Droga5 estará al frente de la “imagen corporativa. El equipo interno Creative X se enfocará en social media y eventos.

Dividir y vencer: la estrategia de Facebook

No solo Facebook está metida en cambios de equipos creativos o conflictos legales. Agencias de Estados Unidos (EEUU) han interpuesto un recurso legal contra Kik por vender su propia criptomoneda. Por otro lado, mientras Zuckerberg diversifica agencias, otras marcas han iniciado en conflictos legales con viejos aliados. Incluso hay empresas que han decidido crear sus propios equipos creativos, lo que ha provocado una mayor consolidación en la industria.

En lo que se refiere a la demanda con anunciantes, Facebook parece estar tomando una decisión prudente. Por una parte no está aceptando las quejas de los mercadólogos, algo que podría protegerla de futuros litigios legales. Al mismo tiempo, alcanzar un trato con sus clientes significa que podrá mantenerlos suficientemente contentos como para que no abandonen su negocio. Asimismo, ayuda a que se posicione como una marca conciliadora.

También su decisión de contratar a varias agencias parece ser inteligente. Ya anteriormente la red social ha presumido los extensos ingresos de su compañía, así que la inversión no es un problema. Tener diferentes agencias al mando de sus productos asegurará que cada uno pueda desarrollar una personalidad distintiva. Y además, forzará a sus aliadas a competir entre sí para ganarse el favoritismo de Facebook, algo que solo puede beneficiarla.