• El primer modelo del 737 Max de Boeing que realizó un vuelo comercial fue en enero de 2016

  • A finales de junio, medios reportaron que otra falla se había detectado en el ya controversial modelo

  • Horas antes del anuncio, según Business Insider, la marca no se había contactado con las familias de las víctimas

De acuerdo con AP, Boeing pagará 100 millones de dólares a los familiares de las personas que fallecieron en los accidentes protagonizados por su modelo 737 Max. Se espera que el pago ayude a las personas y sus comunidades a superar los problemas que surgieron del incidente. Según la marca, el dinero sería empleado para cubrir gastos de vida, así como otras dificultades de los individuos afectados por el fallecimiento de los 346 pasajeros.

En apariencia, este dinero será otorgado a las personas involucradas en el incidente con la aerolínea Lion Air. De acuerdo con la agencia, los afectados por el accidente han acordado con Boeing resolver las reclamaciones legales a través de una mediación. Sin embargo, familiares de las víctimas de Ethiopian Airlines todavía estarían  a la espera de mayor información sobre el choque. A pesar de las actualizaciones a los aviones, el modelo 737 Max sigue sin usarse.

Más peligros de marca para Boeing

Boeing no es la única marca que ha tenido que pagar cuantiosas multas y demandas por errores pasados. Tanto Italia como Alemania pusieron (no tan severas) sanciones a Facebook por faltas a legislaciones locales. Por otro lado, tanto Android como Uber se han visto envueltos en diferentes conflictos, aunque de diferentes lados de la acusación. Y en los últimos dos meses, Apple ha tenido que pagar tanto a competidores como a consumidores.

Pero es indudable que la situación de Boeing es más grave. La crisis del 737 Max ha llevado a la marca a intentar varias estrategias para salvar su reputación. Incluso consideró cambiar de nombre a sus aviones. Y aunque parece que poco a poco mejora el panorama, lo cierto es que sus perspectivas financieras van a la baja, así como su aceptación a escala global.

Esta indemnización a familiares de las víctimas podría tener dos consecuencias contrarias. Uno, es posible que vuelva a encender la conversación sobre su 737 Max, perpetuando un poco más los incidentes en el imaginario colectivo. Por otro lado, también podría ser que la reputación de Boeing mejore un poco porque está haciéndose responsable de sus errores. Todo dependerá en cómo su equipo de comunicación de a conocer esta noticia entre la audiencia.