• Como el escándalo de Cambridge Analytica ocurrió antes de la promulgación del GDPR, la multa fue calculada por Italia

  • De haber sufrido la nueva regulación europea, Facebook podría haber perdido hasta cuatro por ciento de sus ingresos anuales

  • Solo en 2018, según Statista, la red social consiguió ingresos por 55 mil 838 mdd a escala internacional

Cambridge Analytica es la pesadilla de la que Facebook no puede despertar. De acuerdo con TechCrunch, las autoridades italianas acaban de imponer una multa a la red social. El castigo hizo referencia al escándalo de filtración de datos dado a conocer el año pasado. Ahora, la empresa de Mark Zuckerberg tendrá que pagar un millón de euros, o alrededor de 1.1 millones de dólares (mdd), por violar las reglas locales de privacidad de datos personales.

Un vocero de Facebook señaló que Cambridge Analytica solo afectó a Estados Unidos (EEUU). Pero las autoridades de Italia determinaron que 57 usuarios del país usaron las apps relacionadas al robo de datos. Por el funcionamiento del algoritmo, otros 214 mil ciudadanos también podrían haber sido afectados. La suma fue calculada tomando en cuenta el tamaño de la filtración, las condiciones económicas de la plataforma y su número de usuarios.

Continúa la tormenta para Facebook

Varias autoridades han reforzado sus posición contra ciertas prácticas de las empresas de tecnología. Dos departamentos de EEUU recientemente lanzaron sendas investigaciones contra Facebook, Apple, Google y Amazon. Además, organismos internacionales advirtieron que estas marcas podrían desestabilizar el mercado financiero internacional. Eso sin contar las propuestas de ley que activamente buscan limitar cómo funcionan estos negocios digitales.

También Facebook ha vivido un pequeño infierno personal las últimas semanas. Un reportaje de The Verge reveló las duras condiciones de trabajo que enfrentan sus moderadores de contenido. Asimismo, a mediados de junio la compañía reconoció la filtración de datos de 187 ml usuarios de su plataforma. Y a la vez, varios accionistas quieren quitar a su CEO del poder.

La multa de Italia, afortunadamente para Facebook, es pequeña. Considerando que dedica el valor entero de sus competidores a temas de seguridad, un mdd no afectará su negocio. Pero el verdadero daño estará en las repercusiones de marca. Facebook ya está luchando por recuperar la confianza de sus usuarios y el resto del entorno. El que la controversia de Cambridge Analytica aún lo persiga solo contribuye a reducir la eficacia de estos esfuerzos.