• A mediados de mayo, Amazon empezó a ofrecer pagos a emprendedores para formar sus propias startups de entregas

  • Fuentes apuntan que el primer vuelo de la nueva aeronave de Boeing, el 777X, ha sido retrasado por errores programáticos

  • La industria de la aviación comercial tenía un valor estimado de 754 mil mdd para finales de 2017

Hace un par de semanas, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ajustó sus expectativas de crecimiento para la industria global. Según la organización, las aerolíneas de todo el mundo únicamente reportarían ganancias por 28 mil millones de dólares (mdd) en 2019. Esta cifra es casi 25 por ciento más baja que anteriores cálculos hechos por la misma institución. Sin embargo, compañías como Amazon y Boeing podrían darle un impulso.

De acuerdo con AP, Boeing anunció que podría volver a vender su icónico avión 737 Max. Este modelo se ha visto envuelto en controversia desde hace meses, debido al infame incidente de Ethiopian Airlines en marzo pasado. Por ello, el jet ha estado bajo constante escrutinio. Pero el International Airlines Group (IAG) ha firmado una carta de intención de compra de de 200 vehículos entre 2023 y 2027.

Paralelamente, Amazon anunció su intención de adquirir otros 15 jets 737 a su flota de trabajo. Estos vehículos serían utilizados para reforzar su negocio de entregas y enviar los paquetes a sus clientes de forma más acelerada. Las aeronaves a arrendar, como el resto de los aviones de la compañías de Jeff Bezos, se utilizarían únicamente dentro de los Estados Unidos. Se planea que su flota crezca a 70 aviones (de los 42 actuales) dentro de dos años.

¿Grandes noticias para Boeing y Amazon?

No solo estas dos marcas han tenido una buena semana en lo que se refiere a proyectos aéreos. De acuerdo con CNBC, Airbus logró cerrar un cuantioso trato en el Paris Airshow. Por la transacción, la rival de Boeing se podría embolsar más de seis mil mdd. Uber, por su parte, anunció que empezará a experimentar con nuevos métodos de entrega aérea la semana pasada. Estos sistemas son muy similares a los que Amazon ha propuesto para su negocio.

Cabe destacar que las transacciones parecen ser positivas para las compañías. En el caso de Boeing, Bloomberg reportó que la empresa incluso estaba considerando un rebranding de su 737 Max para combatir su mala reputación. El interés de la IAG en este modelo parece mostrar que tal vez no es necesaria esta acción. Por su parte, el que Amazon pueda aumentar tan rápido su flota le ayudará a sortear el castigo de FedEx y romper con la industria de logística.

Al mismo tiempo, celebrar sería prematuro. Boeing solo recibió una carta de intención de compra de parte de la IAG. Aunque reconfortante, este documento no significa que se vaya a hacer una transacción de forma segura. Por otro lado, la adquisición de Amazon puede tardar bastante tiempo en traducirse a resultados. Para compensar el abandono de FedEx, necesita integrar los jets a su flota. Y después, reestructurar su sistema de entregas acorde a los cambios.

De cualquier forma, es un paso en la dirección correcta para que ambas empresas puedan recuperarse del mal paso en el que todavía se encuentran y corregir el rumbo a futuro.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299