• En cifras de Zariance, poco más de la mitad de los usuarios de Facebook son adolescentes

  • Según Forbes, Mark Zuckerberg tiene una fortuna personal valuada en 66 mil 500 millones de dólares

  • La junta de directores de la red social incluye ejecutivos de Andreessen Horowitz, Netflix, y The Gates Foundation

Hace un par de semanas, una editorial en el New York Times sugería una división de Facebook. El autor del artículo, el cofundador de la red social Chris Hughes, señalaba la opción como una alternativa para solucionar la crisis que vive la plataforma. En respuesta, Mark Zuckerberg consideró que la propuesta era lo mismo que no hacer nada por resolver los retos. Pero las ideas al parecer han resonado en cierto nivel con los accionistas de la empresa.

De acuerdo con Mashable, cuatro propuestas fueron enviadas a la junta de directores de Facebook para la reunión anual con accionistas. Estas iniciativas, impulsadas por los mismos poseedores de títulos de la compañía, proponían limitar de alguna forma u otra el poder que el CEO tiene en el manejo de la empresa. Todas fueron rechazadas, mientras que Zuckerberg evadió los cuestionamientos sobre si algún día cedería parte su control sobre la red social.

La primera proponía incrementar el poder de los accionistas sobre la empresa. De acuerdo con Bloomberg, Zuckerberg posee la mayor parte de una clase de títulos que le otorgan 10 veces más poder de voto sobre el destino de Facebook. Otra iniciativa llamaba por tener un CEO independiente que no fuera el fundador. Otra comparó la situación de la red social con una “dictadura”. La última retomó la propuesta de Chris Hughes de dividir el imperio tecnológico.

Afrentas al régimen de Facebook

Cambiar al CEO es una estrategia común entre las grandes tecnológicas para corregir el rumbo. Particularmente empresas que, como Facebook, enfrentan severas controversias. Uber cambió a su director general en 2017 tras varios escándalos y demandas. Dara Khosrowshahi, su nuevo líder, parece ser un cambio positivo para la marca. Y en 2014, Susan Wojcicki subió a la cabeza de YouTube para enfrentar un “problema de gestión”, con resultados variados.

Sin embargo, es poco probable que la junta de directores de Facebook pase cualquier propuesta para reducir el poder de su fundador. Zuckerberg afirma que él y su compañía están luchando para lograr “hacer las cosas bien cada día”. Susan Desmond-Helllman aseguró que ni la empresa ni el comité ejecutivo tienen la intención de deshacerse del poder del actual CEO. Así pues, la única forma de lograr un cambio sería que viniera del mismo presidente.

Para el caso específico de Facebook, hay varias razones por las que un cambio de dirección podría ser positivo. Zuckerberg ha estado al frente de la organización desde su fundación, hace más de 15 años. Sin embargo, el escándalo de Cambridge Analytica no solo minó la confianza en su red social. Su presentación frente al Congreso de Estados Unidos y comentarios de sus rivales muestran el descontento del entorno con el polémico CEO.

Al mismo tiempo, Zuckerberg podría todavía entregar resultados para Facebook. La compañía está teniendo modestos resultados en Inteligencia Artificial. Además, el CEO presentó un nuevo curso para la compañía en el F8, enfocándose en temas de privacidad. Si el fundador logra cumplir con sus promesas, probablemente se reducirían las preocupaciones de público y accionistas. Pero el joven presidente de la red social tiene un muy delgado margen de error.

Zuckerberg, si realmente quiere seguir al frente de Facebook, debe presentar resultados. O tener solo los suficientes aciertos como para mantener el favor de su junta de directores.