• La mayor parte de la fuerza laboral de Google está compuesta de trabajadores eventuales

  • Hay alrededor de 130 mil freelancers a escala global en la subsidiaria de Alphabet, frente a 123 mil de tiempo completo

  • Por la COVID-19, la tecnológica le dió mil dólares a su plantilla full-time para mejorar su espacio de home office

Una consecuencia casi inmediata de la crisis de COVID-19 fue una precariedad laboral casi instantánea para una buena parte de la población. Muchos profesionales de un día para otro se vieron en la calle, como parte de las estrategias de recorte de costos de las empresas. Una buena parte de la gente que conservó su plaza tuvo que aceptar severos recortes a su salario. Y contrataciones que ya estaban planificadas quedaron suspendidas o solamente canceladas.

Este fenómeno de la COVID-19 afectó en especial a los trabajadores temporales. Y ni siquiera los colaboradores de las empresas más grandes del mundo pudieron salvarse del impacto. Así lo refleja un nuevo reportaje del New York Times. El medio reporta que, como una parte de las medidas de recorte de costos, Google rescindió contratos a cuando menos dos mil personas que habían aceptado ser freelancers de la marca. La decisión se informó la semana pasada.

Fuentes y documentos internos apuntan que Google ya había acordado emplear a esta gente desde antes que golpeara la pandemia. Sin embargo, se informó a las agencias de freelance que sirven de intermediarias en la operación que, a raíz de la COVID-19, “no se podrán traer tantos nuevos colaboradores”. El proceso, que no les da derecho a ninguna compensación, llega luego de meses de retrasar su onboarding. En ese tiempo, tampoco recibieron un salario.

Una delicada situación laboral en medio de la COVID-19

Como ya se ha dicho, Google no ha sido la única empresa que ha tenido que dar un paso atrás en sus planes de incorporación laboral. Desde Nissan hasta Uber y Publicis Groupe, los mas grandes conglomerados y marcas de la industria han dejado a decenas de miles de gente en la calle por culpa de la COVID-19. Otras, como WPP, detuvieron todas las contrataciones en el corto y mediano plazo. Incluso se ha vuelto muy común el usar licencias sin goce de sueldo.


Notas relacionadas


Si de algo sirve el caso de Google, es para demostrar la fragilidad laboral de los freelancers. La COVID-19 ha mostrado realmente qué tan injustas o crueles son algunas de las condiciones de la economía actual. Con la súbita suspensión de estas contrataciones, sin compensación ni un sueldo fijo durante los meses de planeación, se ha vuelto evidente que este esquema no es justo para los individuos. Resulta urgente que el sector empiece a analizar nuevos esquemas.

Individuos, marcas y hasta gobierno deben de establecer un esquema que ayude a darle más protección laboral a los freelancers, sin que se afecte la flexibilidad que los caracteriza. Tal vez, con una serie de penalizaciones o compensaciones que motiven a las compañías a sacarle provecho a sus contrataciones desde el momento que se cierra un trato. De esta forma, se le podría reducir a esta población el riesgo que corren durante crisis como la actual COVID-19.

Las dificultades de ser un trabajador freelance

Desde antes de la actual pandemia de COVID-19 que se reconocía la precariedad laboral de ser un trabajador temporal o independiente. Por ejemplo, resulta difícil establecer un precio justo para sus labores, en especial al tratar con empresas más grandes. También hay una gran competencia en el mercado, que recompensa a los que abaratan sus esfuerzos. A eso se le deben de sumar las dificultades de encontrar un adecuado balance profesional y personal.

Pero se debe reconocer que la COVID-19 podría cambiar por completo el panorama para ese sector de la población. De acuerdo con Vox, muchos trabajadores eventuales aún no reciben los apoyos que varios gobiernos han prometido para todos los profesionales de sus países. En datos de Business Insider, tal vez más marcas decidan contratar a este tipo de talento a corto plazo. Y Fortune espera que la crisis cambie por completo cómo se concibe a los freelancers.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299