Los comunicadores de empresa deben reinventarse

Es necesario hacer conciencia en que el comunicador y el relacionista son ahora gestores del conocimiento, con la enorme responsabilidad que esto conlleva

Responsabilidad social corporativa, aporta el 40 por ciento de la reputación a una empresa

La responsabilidad social tiene que formar parte del código de valores de una compañía y debe ser vivida por todos los públicos, especialmente los internos

El buen manejo de la comunicación en el reciente accidente de Aeroméxico y sus enseñanzas

La rapidez en la difusión es básica para posicionarse como la fuente informativa sobre el incidente. Esto evita la proliferación de rumores y el que otras entidades pretendan llenar vacíos de información con su versión de los hechos, distorsionada por intereses particulares

La importancia de preparar voceros corporativos

La preparación de los voceros corporativos es fundamental para transmitir eficientemente los mensajes de las organizaciones con sus diferentes interlocutores

El “home office” avanza en las industrias financiera y aseguradora

El home office está definido, en el artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo, como: “el que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el domicilio del trabajador o en un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo”

La apariencia personal, importante código de comunicación

La credibilidad de una persona se construye a partir de la congruencia entre lo que dice, lo que hace y lo que transmite su apariencia. Estos tres componentes son determinantes en la manera en que se percibe a alguien

Chief Reputation Officer (CRO), nuevo puesto corporativo

En algunas empresas internacionales conceden ya una alta jerarquía al responsable de llevar a cabo la gestión de la reputación. Lo consideran como miembro del equipo de dirección. Le denominan Chief Reputation Officer y reporta a la jerarquía más alta en la organización

“Reputación online”, una falacia

La evolución de la comunicación digital, producto de los avances tecnológicos ha derivado en el uso extensivo de la Internet para la difusión de información institucional, lo cual ha ocasionado distorsiones como el considerar que coexisten la reputación online y la reputación offline.

Seis principios para ganar credibilidad

Todo error en la comunicación es imputable al emisor. Ésta es una verdad indiscutible, pero a veces quienes evalúan el impacto de un mensaje sobre el receptor sólo consideran como errores potenciales una mala selección de los medios, la deficiente estructuración de los mensajes o el hecho de no tomar en consideración el llamado “marco de referencia” del receptor, es decir, su edad, nivel educativo y socioeconómico, intereses, etc. Sin duda todos estos aspectos son fundamentales, pero hay uno que con frecuencia se subestima y es el que más influye en primera instancia para lograr una comunicación efectiva: la credibilidad.

Crear un logotipo tiene su ciencia

Los libros sobre comunicación contienen reflexiones relacionadas con el impacto de los medios en la conducta de las masas; sobre cómo deben estructurar los mensajes para permear en las audiencias, pero pocos contienen información sobre los procesos que deben seguirse para crear grafismos partiendo de conceptos