• Brasil es el mercado más grande de Uber, con más de 600 mil empleados en todo el país

  • En número de viajes, Sao Paulo es todavía más importante que metrópolis como Nueva York

  • De acuerdo con la marca, la relación de socios es algo que las personas aceptan cuando entran a su plataforma

Hay varios pilares que definen el éxito de un negocio. Están los líderes, que marcan el rumbo que va a seguir la compañía como un todo en el futuro. También se puede contar la innovación y la tecnología que muchas marcas defienden es una parte crucial de su valor agregado. Solo la marca misma tiene un poder de convocatoria y venta difícil de comparar al de otros factores. Pero muchas organizaciones que reconocen a sus empleados como el elemento más crucial.

Y es que los empleados son, básicamente, los ladrillos que conforman a un negocio. Según Chron, cuando se les motiva adecuadamente, son los que pueden cumplir con los objetivos de la organización. Forbes apunta que, debido a su influencia en varios aspectos de la atención al cliente, son un factor elemental en el trato de la audiencia. Por su parte, Bizfluent apunta que su los colaboradores no están a su máximo potencial, se pueden cometer costosos errores.

Sea como sea, los empleados son un elemento crucial en la forma en la que la mayoría de las empresas llevan a cabo sus negocios. Por supuesto, la definición de colaboradores cambió un poco con la llegada de la economía colaborativa. Con empresas como Airbnb en la ecuación, que ayudan a la gente a prestar un cierto servicio directo a los consumidores, ¿cómo se puede catalogar la relación en términos legales? Lo anterior trajo un sinnúmero de disputas legales.

Una victoria para Uber

Este contexto es muy importante debido a la noticia que dio a conocer Reuters. De acuerdo con la agencia, autoridades regulatorias acaban de darle la razón a Uber en un conflicto con sus conductores. La plataforma asegura, ante múltiples cortes de todo el mundo, que estas personas no son empleados tradicionales. Por el contrario, se define a sí misma como una simple intermediaria. Y por lo tanto, no debería estar obligada a pagarles ninguna prestación.


Notas relacionadas


Las cortes de Brasil están de acuerdo con Uber. El gobierno señala que los horarios flexibles, la cantidad de dinero que cada conductor conserva por viaje y la opción de desconectarse cualquier día los excluye de ser empleados. Por el contrario, tal y como lo ha asegurado la plataforma en otras ocasiones, se trata de una situación entre socios. Así pues, se espera que se reconozca legalmente su posición como un simple intermediario digital dentro de este país.

El problema de los empleados digitales

No es la primera vez que una compañía se mete en problemas con las personas que forman su plantilla de colaboradores. Amazon denunció a varios de sus empleados por filtrar correos y números de usuarios de su plataforma. En Alemania, H&M y las autoridades locales abrieron una investigación contra varios ejecutivos por un presunto espionaje contra el personal de sus tiendas. YouTube y Accenture también han tenido roces con sus moderadores de contenido.

Pero el caso de Uber es mucho más complejo. En otras administraciones, entre ellas Estados Unidos (EEUU), la marca ha tratado de convencer a las autoridades que sus conductores no son empleados. Esto, porque las leyes de defensa a los trabajadores le obligarían a pagar una serie de salarios y prestaciones que la empresa no se puede permitir. En especial al considerar que, desde 2019, la plataforma no ha dejado de sangrar miles de millones de dólares (mdd).

La victoria en Brasil es determinante para Uber. No solo se acaba de librar de una serie de pagos adicionales en uno de sus mercados globales más grandes. Además, podría servir de precedente para otras batallas legales que libra contra sus empleados en otras partes. Claro, estas noticias son mucho más desagradables para los socios de la plataforma. Significa que aquellas personas insatisfechas con la actual relación laboral no tendrán una solución pronto.