• Expertos legales temen que estos documentos podrían ser una excusa para despedir a moderadores en el futuro

  • Los documentos habrían empezado a repartirse entre estos colaboradores desde diciembre del año pasado

  • Algunos de los síntomas comunes que enfrentan estos expertos son insomnio, ansiedad y depresión

El tema de la salud mental se ha vuelto muy frecuente en el círculo empresarial. Ciertas marcas e industrias están siendo falsamente acusadas de provocar problemas psicológicos entre los más jóvenes. Por otro lado hay varias empresas a las que se les reclama por trivializar este reto en sus acciones comerciales. Sin embargo, donde se ven los conflictos más grandes es en el entorno de las redes sociales. En especial por sus efectos en los moderadores de contenido.

Como su nombre indica, los moderadores de contenido de los sitios se encargan de revisar y filtrar los recursos que violan las reglas de Facebook, Twitter, etcétera. Pero como apunta The Conversation, la naturaleza de su trabajo hace que los expertos sean vulnerables a muy graves secuelas psicológicas y emocionales. Algunos, según The Guardian, se volvieron adictos a los más materiales extremos. Otros, como apunta la BBC, provoca niveles de estrés muy altos.

Pero una de las consecuencias más comunes es lo que en Estados Unidos (EEUU) se conoce como PTSD: Síndrome de Estrés Post-Traumático. Una condición clínicamente reconocida que se presenta también en víctimas de crímenes particularmente violentos. O bien, en el personal del Ejército que ha ido a una guerra. Este padecimiento de los moderadores es de los retos más grandes en el plato de estas plataformas. Y cada una está buscando formas de resolverlo.

YouTube y los contratos de sus moderadores de contenido

The Verge reporta la solución del sitio de videos más grande del mundo. Una de sus socias para contratar moderadores de contenido, Accenture, hace que los empleados firmen papeles sobre los riesgos de su plaza. En específico, deben aceptar que conocen los peligros de sus tareas, entre ellos la posibilidad de desarrollar PTSD. La agencia dice que los formularios son opcionales, pero algunos dicen que se les amenaza con despedirles si no terminan el proceso.


Notas relacionadas


El documento que deben firmar los moderadores de contenido de YouTube en Accenture tiene otros detalles. Apunta que las personas se comprometen a aceptar ante el departamento de Recursos Humanos y sus supervisores si están presentando secuelas mentales negativas. A la vez, obliga a reconocer que el trabajo no es adecuado para cualquier persona. En declaración a The Verge, la intermediaria apuntó que el bienestar de sus empleados es una gran prioridad.

Al respecto de esta noticia sobre los moderadores de contenido, Google apunta lo siguiente:

Los moderadores han un trabajo vital y necesario para lograr que las plataformas digitales sean más seguras para todo el mundo. Escogemos las compañías con las que nos aliamos con mucho cuidado y les pedimos que provean recursos suficientes para procurar la salud y el bienestar mental de los moderadores.

Un reto que pone en jaque a la industria

De nuevo, no es la primera vez que se habla sobre los retos que enfrentan estas plataformas en torno a los moderadores de contenido. Hace unos días, Facebook anunció que expandiría su personal en Reino Unido, muchos de ellos enfocados en estas tareas. En mayo pasado, dijo que subiría los salarios de estos profesionales en todo el mundo. Y ya desde 2018, se conoce a esta plaza como el “peor trabajo en Silicon Valley” por los riesgos que representa a la gente.

Este reporte puede verse desde dos perspectivas. La primera, como un avance en la dirección correcta en cuanto al tema de los moderadores de contenido. Muchas marcas en la industria se niegan a reconocer los problemas mentales que enfrentan estos expertos. Menos aún en un medio escrito y legalmente vinculante. En este sentido, se pone en jaque al resto de los socios de YouTube, y todas las demás plataformas sociales, para hablar más abiertamente del tema.

Al mismo tiempo, se puede ver con una perspectiva negativa. Si bien el documento acepta que hay problemas mentales entre los moderadores de contenido, también se puede ver esta iniciativa como una forma de exculpar a las marcas. Es decir, que estos formularios hacen que la responsabilidad pase de las compañías a los individuos. Por supuesto, a nadie se le debería culpar por la violencia de estos recursos. Pero las redes deben cuidar mejor a su personal.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.