Alerta en Uber, Cabify, Beat y DiDi por una nueva ley que los regula

Avanza en el congreso chileno un proyecto de ley nacional que busca regular el funcionamiento de las grandes compañías de transporte de pasajeros en aplicaciones móviles. 

  • Uber, Cabify, Beat y DiDi ven con preocupación un proyecto para regular más la actividad en Chile

  • Las aplicaciones de traslados dicen que limitará el ingreso de los choferes y subirá los precios para los pasajeros

  • Se espera ver cómo avanza la norma en el congreso

Luego de la “experiencia Colombia“, donde Uber anunció que dejará de operar por los problemas legales que está experimentando en los últimos meses, surge otra novedad en otro país latinoamericano, Chile.

En el país que conduce el empresario Sebastián Piñera, donde las aplicaciones de transporte están muy afianzadas y no encontraron mayores problemas para funcionar, hay una fuerte discusión por un nuevo proyecto de ley que busca sumar regulaciones estatales.

“Frente a la discusión, Uber, DiDi, Beat y Cabify han expresado su preocupación por las medidas que ha abordado el Congreso en una lógica de equiparar la situación con los conductores de taxis tradicionales que alegan verse perjudicados por la operación de las aplicaciones móviles”, publica La Tercera.

Las manifestaciones en Argentina fueron permanentes y Uber nunca logró desembarcar a pleno.

Entre las nuevas regulaciones que se advierten como más resistidas por las compañías en Chile figuran:

  • la exigencia para que los conductores tengan una licencia profesional (y no particular, como hasta ahora),
  • la imposición de establecer un cupo máximo de automóviles para cada app y
  • el congelamiento del registro para nuevos choferes por un año.

Además, hay otro punto que está siendo analizado:

  • que los vehículos deban tener una antigüedad de fabricación no mayor a tres años al solicitar su inscripción inicial.

Para Uber, si se aprueba ese punto como está planteado, Chile sería el país más estricto en materia de exigencia de antigüedad, ya que Francia pide seis años; Sao Paulo, ocho; y Sidney, diez.

En declaraciones a los medios de comunicación, el gerente de Asuntos Gubernamentales Uber Chile, Nicolás Sánchez, dijo que en estas nuevas condiciones, “el 80% de los conductores no podrá seguir”. Y apuntó a los sindicatos de taxistas como los que han presionado.

Según el directivo, Uber “dejará de ser masivo y será un servicio de nicho y más caro”. Habla de impacto para los conductores (“que no podrán aumentar sus ingresos”) y para los usuarios (“que verán encarecido su medio de traslado”).

En Chile no ocurrió lo que en Colombia, donde las agresiones fueron frecuentes a carros de Uber en los primeros años.
En Chile no ocurrió lo que en Colombia, donde las agresiones fueron frecuentes a carros de Uber en los primeros años.

Uber desembarcó en Santiago de Chile en 2014. Comenzó a operar solo en el sector más pudiente de la ciudad con 50 autos de lujo.

Hoy tiene presencia en todo el país, con 2,2 millones de usuarios mensuales y 100 mil conductores activos que han realizado al menos un viaje en los últimos 30 días.

Beat, otra de las empresas en cuestión que funciona en el país sudamericano, dijo que las nuevas restricciones “no aseguran la calidad del servicio, sino que generan barreras de entrada para quienes ven en estas aplicaciones una oportunidad”. También explican que subirán los precios.

Esta app (del grupo Your Now, propiedad de BMW y Daimler) tiene 100 mil conductores en Chile y, según la misma empresa, es la aplicación de transporte de mayor crecimiento en Latinoamérica.

Cabify dijo que el cierre al ingreso de nuevos autos “va a limitar la oferta disponible y la demanda seguirá en aumento, por lo que se generará un aumento en los precios”.

DiDi es otra de las perjudicadas. A diferencia de Uber y Beat, arribó a Chile hace sólo seis meses (comenzó en junio de 2019 en Valparaíso) y ya cuenta con más de 2 millones de usuarios.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299