• La campaña de Corona, publicada hace algunos días, ya ha reunido más de siete mil interacciones

  • Muchos usuarios están acusando a la cervecera de aprovechar la crisis de salud global para su beneficio

  • Otros solo aceptan que, por la relación fonética con el coronavirus, siempre habrá problemas con sus activaciones

Las marcas deben tener mucho cuidado con el mensaje que lanzan en cualquier campaña. Y es que un adjetivo o imagen equivocada puede resultar en una crisis de Relaciones Públicas (RP). Hay ocasiones que grandes estrellas prestan su nombre a causas que no son resuenan muy bien con la audiencia. También hay ocasiones que el mismo proceso de producción llama al escrutinio del público. A veces, el mensaje solamente no es tan claro como se había creído.

No se trata de un incidente poco común. De hecho, hay un sinfín de recursos que explican a las marcas, paso a paso, cómo pueden sobrevivir a una campaña controversial. De acuerdo con Management Today, el primer paso es conocer los hechos y después crear una respuesta clara. Según INC, la clave está en prestar atención a lo que la audiencia y la opinión pública dice. Y Entrepreneur opina que la mejor forma de evitar desafíos es a través de la prevención.

De cualquier forma, a veces parece imposible escapar de la controversia. Una campaña puede ser perfecta bajo todos los estándares lógicos de la empresa, y aún así no resonar con el resto de la audiencia. También es posible omitir algún detalle que, aunque insignificante, desate una ola de críticas. O bien, no darle la importancia adecuada a un fenómeno que se creía ya bajo control. Tal es lo que le parece estar pasando a la cervecera Corona y el brote de coronavirus.

Al final, el coronavirus si afectó a una campaña de Corona

Hace algunas semanas, surgió la noticia que algunos usuarios estaban relacionando al brote de China con esta bebida alcohólica. Unos días después, Corona salió para reafirmar que su marca no estaba en ningún problema por el coronavirus. Apuntó que el público era demasiado inteligente como para confundirla con el patógeno. Las semanas pasaron y todo indicaba que la cervecera tenía la razón. Pero el fantasma del pasado se lanzó contra su nueva campaña.


Notas relacionadas


AdAge reporta que Corona Estados Unidos (EEUU) está siendo duramente criticada por una campaña que acaba de lanzar en Twitter. El video es relativamente sencillo, pues solo muestra cuatro de sus nuevas cervezas en la playa. Su copy dice “llegando pronto a la costa”. Pero un grupo de usuarios ha empezado a criticar este comercial como insensible. En parte, porque se puede entender como una burla o un comentario de mal gusto hacia el brote de coronavirus.

Un mal movimiento de parte de Corona

No es la primera vez que una campaña parece de mal gusto para los consumidores. En 2019, un comercial culturalmente insensible de Burger King en Nueva Zelanda provocó la ira de los consumidores. También Gucci generó varias críticas cuando, durante una pasarela de modas, parecía trivializar la salud mental. Y la versión femenina de Dream Crazy de Nike, aunque fue un video inspirador, salió en el momento que muchas deportistas se quejaban de la marca.

Hay que volver al caso de la campaña de Corona. Como lo mencionan otros usuarios en el mismo hilo de Twitter, puede ser que el reclamo sea un poco exagerado. Literalmente la única relación entre el coronavirus y esta activación es, de nuevo, la similitud entre el nombre de la empresa y del patógeno. Ni el video ni el copy hacen referencia a la situación en China ni a ningún otro incidente que haya afectado a EEUU. Todo parece ser una paranoia del público.

Por otro lado, el detalle está en que esta campaña está demostrando que Corona estaba mal en un principio. Si el video de Twitter es muestra de algo, es que en efecto la marca de cerveza sí está sufriendo efectos negativos ante el brote de China. Y todo parece que, por no querer reconocerlo antes, tal vez será demasiado tarde para abordarlo. Así que sus únicas opciones ahora son, o dejar de producir anuncios y comerciales, o arriesgarse a provocar la ira otra vez.