• En Estados Unidos, el costo de producir un comercial para TV nacional puede ser de hasta ocho millones de dólares

  • Chanel tiene el récord del mensaje publicitario más caro de la historia, con un presupuesto de 33 millones de dólares

  • En 2019 se estima que se gastarán 563 mil millones de dólares en anuncios a escala internacional

Para muchas marcas y agencias, el humor es todavía una herramienta valiosa. Para los clientes y usuarios potenciales, es un estado de ánimo que ayuda a procesar contenidos e ideas. Asimismo, hace que un contenido sea más memorable. Y muchos de los anuncios más destacados de esta semana aprovechan estas cualidades.

Por supuesto que otros comerciales, por su temática e intención, recurren a mecanismos más serios y tradicionales. Pero en cualquier caso, la ejecución hace que estos 10 anuncios presentados en los últimos siete días sean dignos de reconocimiento y análisis.

Progressive Insurance – Strange

El primero de los anuncios es una montaña rusa de emociones. En los primeros segundos, parece que empleará los clichés de la familia o el vecindario feliz e ideal. Sin embargo, subvierte las expectativas del público con una premisa ridícula. Una idea que, además, busca crear empatía con el atractivo sector de los adultos jóvenes. El remate del comercial, conciso y cómico a la vez, representa un fuerte cierre para un concepto interesante.

Budweiser – Rise

Ya la semana pasada la marca de cervezas había presentado otro comercial con una temática similar. Ambos anuncios, además de estar centrados en la historia del ícono del béisbol Jackie Robinson, también buscan transmitir un mensaje de unidad. Pero al contrario del video dirigido por Spike Lee, este contenido es mucho más sencillo. Asimismo, su carga emocional e ideológica es significativamente menor. De cualquier forma, se trata de un buen seguimiento a una campaña sólida de parte de Budweiser.

Nike – Shared Dream

Continuando con los anuncios deportivos, serios y emocionalmente cargados está esta propuesta de Nike. La marca utiliza la notable historia de Jarvis Landry y Odell Beckham Jr., dos estrellas nacientes de la NFL. Ambos se desempeñan actualmente como parte del equipo de Cleveland Browns, pero su relación como compañeros retrocede muchos años atrás. Con este comercial, la compañía reafirma (y sube la apuesta a) su estrategia de generar empatía e interés en el público al contar anécdotas e historias inspiradoras dentro del mundo del deporte.

Apple – Apple at Work – The Underdogs

Volvemos a los anuncios cómicos. Este comercial de Apple llamó tanto la atención que formó parte del grupo de noticias más vistas de toda la semana. La tecnológica no solo se burla de la idea de una caja de pizza circular de diseñador (un concepto que ya existía y fue patentado por la empresa hace tiempo). También se encarga de presentar sutilmente todas las capacidades de sus productos y servicios sin que interrumpan la trama o parezcan inserciones forzadas. Si todos los comerciales fueran así de buenos, tal vez la gente no pagaría por deshacerse de ellos.

Oreo – Oreo x Game of Thrones Sequence

Parece que una buena parte del público no tiene otra cosa en la cabeza que no sea la última temporada de Game of Thrones. Algunas marcas fuera de la industria han capitalizado este interés en la serie de fantasía para su propio beneficio. Una de ellas fue la productora de galletas Oreo. Además de sacar una edición especial para los fanáticos, recreó la secuencia inicial de los episodios usando únicamente sus productos. El resultado fue un encantador spot publicitario que saca el máximo provecho a su alianza con HBO.

Buffalo Wild Wings – Ditch the Veggies. Try the Burger

A veces no hay nada como los anuncios clásicos. Y este video cumple todos los requisitos. ¿Voz épica, acelerada y sobre actuada? Listo. ¿Tomas perfectas de comida mientras se está preparando? Claro. ¿Ataque casual a decisiones de vida alternas para efectos cómicos? Apuesta a que sí. ¿Nacionalismo combinado con ENORMES LETRAS MAYÚSCULAS para mayor impacto? Nunca puede faltar. La brillantez de este comercial está en recordar que, en caso de duda, los clichés todavía son efectivos.

Dell – Outrunning Disease

Esta propuesta de Dell es uno de esos anuncios difíciles de calificar. Por una parte, su ejecución es impecable. No solo liga a la marca con un propósito que va más allá de su ámbito de influencia regular. También logra sintetizar eficaz y rápidamente cómo la tecnología puede ayudar a hacer el planeta un lugar mejor. Por otro lado, es muy obvio el intento de la compañía por promocionar su nombre. Y eso, a su vez, le resta puntos a su campaña de responsabilidad social.

Geico Insurance – Smartdogs

¿Quién no adora a los perros? En cifras de la Asociación de Veterinaria Médica Americana, más de una tercera parte de la población tiene a uno de estos peludos acompañantes en sus casas. Y esta aseguradora estadounidense se aprovechó al máximo de este hecho en este comercial. Así como en otros anuncios que ha sacado con los años, la empresa toma premisas ridículas para promocionar sus productos y servicios. La cereza del pastel es el último chiste: “It is virtually that simple (mientras señala al perro con un casco de Realidad Virtual)

Huawei – Huawei P30 Series y Yalitza Aparicio

Otro de los anuncios que generó mucha conversación en redes sociales en los últimos días. Huawei convirtió a la protagonista de Roma en su embajadora de marca en México para uno de sus smartphones insignia. Además de ser un ejemplo de influencer marketing en todo su esplendor, poca cosa queda decir de este spot publicitario. El estilo artístico, la escenografía y el vestuario están alineados con la idea que Aparicio ha representado desde sus inicios: un México más tradicional.

Apple – Privacidad en el iPhone – Tu privacidad

El último de los anuncios de esta semana es este comercial “nuevo”. El video no había llegado a Apple México, pero se trata de una versión reducida y tropicaizada de un contenido que la tecnológica presentó a mediados de marzo. El spot está en línea con la obsesión de la compañía por la seguridad de los datos de sus usuarios. Y, con un formato de mini-sketches cómicos, dibuja claros paralelos entre el deseo humano de mantener su privacidad y los retos que esto representa en el mundo digital.