• La tecnológica prometió que revelará las solicitudes de datos personales que les realizan gobiernos y autoridades policiacas

  • Asimismo, dijo que reforzará su programa de recompensas para encontrar errores de privacidad en su sistema

  • Por otro lado, Zoom sostendrá webinars semanales para dar actualizaciones sobre su proceso de actualización

Con el público encerrado en sus casas por la crisis sanitaria, las marcas están en una posición difícil. No solo hay un menor consumo en productos y ciertos servicios. Además, hay mucho más tiempo libre para obtener información y desenvolverse dentro de medios y redes sociales. Un efecto secundario de esto es que existe un nivel sin precedentes de escrutinio de parte del público. Prueba de ello es la súbita e importante debacle de privacidad que sufre ahora Zoom.

Desde la semana pasada, se dio a conocer que la plataforma de videollamadas presuntamente estaría compartiendo datos personales de sus usuarios a Facebook sin permiso. Tras recibir las acusaciones, un usuario de Zoom tramitó una demanda, solicitando compensación por los daños bajo la ley de privacidad de Estados Unidos (EEUU). Ante esta profunda crisis de marca, la tecnológica, de acuerdo con The Verge, se enfocará al 100 por ciento en resolver el desafío.

Zoom anunció que detendrá futuras actualizaciones y parches a su plataforma de video, con el fin de atender las preocupaciones de privacidad. La información se publicó en el blog oficial de la tecnológica. En el texto, la compañía reafirmó que dedicará todos sus recursos a resolver los retos que han señalado los usuarios. No solo eso, sino que también prometió que iba a ser transparente en todo el proceso. Asimismo, revisará con cuidado sus alianzas con terceros.

Cómo resolver una crisis de privacidad

Por desgracia, no es poco común que las compañías estén frecuentemente en la mira de los consumidores y los medios por crisis de privacidad. Hace tres semanas que Facebook, una vez más, fue señalado por divulgar información privada de su público. En julio del año pasado, se dio a conocer que también Apple vulneraba los datos sensibles de los usuarios de Siri. Y en septiembre, hasta YouTube debió pagar una enorme deuda por insights de menores de edad.


Notas relacionadas


El caso específico de Zoom es notable por la forma en la que se está abordando. No solo fue relativamente rápida la reacción de la tecnológica ante las acusaciones de privacidad, que se realizaron hace solo unos días. Además, ha sabido atender a las solicitudes de cómo debería comportarse para resolver la situación. Las medidas que acaba de proponer no son nuevas. Son, al contrario, una reacción a las exigencias previas de varias organizaciones involucradas.

Y en este sentido, es una importante lección, al menos en términos de privacidad. Conforme este tema se vuelve más urgente entre la población general, las marcas tienen que saber cómo atender mejor estas solicitudes. No por el hecho que el “público tiene siempre la razón”, que no en todos los casos aplica. Más bien por el simple hecho que la gente necesita estar segura que se está poniendo atención a sus demandas. Esto puede beneficiar la imagen corporativa.

Retos tecnológicos de proteger datos personales

Aunque el caso de Zoom parece partir de una omisión (intencional o accidental) de parte de la marca, en algunos casos la privacidad es una cuestión de ciberseguridad. A inicios del año, un sitio de contenido para adultos fue víctima de una filtración de casi un millón de perfiles. Para febrero, se advirtió de un esquema de phishing que utilizaba la crisis de COVID-19 con la meta de información sensible. Incluso grandes agentes como Twitter han probado ser vulnerables.

Varios agentes especializados concuerdan que la privacidad tiene cierta dificultad tecnológica. De acuerdo con Cipher, conforme se generan y almacenan más datos, resulta crecientemente caro mantener todos los servidores protegidos. Por su parte, Forbes asegura que sistemas al estilo de reconocimiento facial y de voz podrían también suponer nuevos desafíos. Y en datos de Security, la falta de regulación clara es una causa de incertidumbre para muchos agentes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299