• Se espera que los sitios combinados de ambos medios sumen 125 millones de usuarios únicos

  • La fusión entre Vox y New York habría estado en la mesa desde junio de este año

  • No se contempla que la transacción signifique un recorte de personal o cambios en los equipos de gestión

No es sorpresa que los medios de información y comunicación enfrentan un periodo complejo. Para sobrevivir, algunos de los nombres más grandes de la industria están sacando el mayor provecho posible de las herramientas publicitarias. Otros, al igual que la radio y la TV, buscan nuevas formas de monetizar su amplia base de contenidos. Sin embargo, tanto en México como en el resto del mundo, el panorama no es precisamente positivo para estas empresas.

De acuerdo con Statista, los ingresos de los medios de información se han reducido de una forma drástica en la última década. Solo en Estados Unidos (EEUU), las categorías más afectadas son las de publicidad y servicios de distribución. Además, redes sociales y motores de búsqueda ahora son la principal forma de consumir noticias para el 48 por ciento. A eso hay que sumar la dura caída en la confianza a canales tradicionales que describe Ipsos.

Así pues, todas estas circunstancias significan que los medios deben buscar nuevas formas de sobrevivir a un panorama cada vez más complejo. Hay varias soluciones disponibles, como diversificar sus fuentes de ingreso o tratar de recuperar la preferencia de los anunciantes a través de un valor diferenciado a los canales digitales. Sin embargo, para muchos de los grandes agentes de la industria, la respuesta está en realizar fusiones y adquisiciones.

Una boda en el mundo de los medios

Los grupos que más recientemente han optado por esta estrategia han sido Vox Media y New York Media. Los dos grupos de medios, de acuerdo con el New York Times, anunciaron una fusión de sus plataformas. Ninguna de las dos empresas aceptó revelar el valor de la transacción. Para reportar la noticia, el Times utilizó una peculiar foto de Jim Bankoff y Pamela Wasserstein que, según AdAge, luce notablemente como si se fuera una boda entre ambos.

Ambos ejecutivos de medios aseguraron que la fusión no cambiará el enfoque editorial de ninguna de sus propiedades. Asimismo, se espera que puedan lograr que el conglomerado se convierta en “algo más que la suma de sus partes”. En particular con lo referente al atractivo que puedan ofrecer a los anunciantes. También aseguraron que sus respectivos públicos se complementan satisfactoriamente, pues solo tienen una audiencia compartida muy pequeña.

Fusiones y adquisiciones, ¿suficientes para salvar a las marcas?

No es la primera vez que se realiza una alianza de este tipo en el entorno de los medios. Hace unas horas, Buzzfeed, Group Nine Media e Insider anunciaron una alianza para combinar sus audiencias y dividirse las ganancias de sus respectivos anunciantes. Asimismo, ejecutivos de gran nivel en algunos de los portales más relevantes de la industria han migrado a plataformas digitales. También hay ejemplos más locales, como el ejemplo de Televisa y Univisión en 2017.

La pregunta que debe realizarse en vista de esta tendencia es, ¿será suficiente para tener un mayor atractivo y mejorar las operaciones? Todo depende de la forma que se sigan realizando las fusiones y adquisiciones a futuro. La estrategia de Vox y New York parece prometedora, tomando en cuenta que sus propuestas de contenido son notablemente distintas entre sí. De esta manera, tal y como dicen sus líderes, se puede crear una dinámica complementaria.

Por otro lado, es posible que no sea suficiente en muchos casos. Ciertamente hay demasiados medios de información y comunicación que inundan el internet. Aún hoy, no hay suficientes usuarios interesados en consumir (o pagar) por sus contenidos como para justificar una industria tan sobrepoblada. Así que las fusiones de equipos tampoco tendrían mucho éxito en algunos casos, realmente no incrementarían mucho su alcance de audiencia en el largo plazo.