• Uno de los primeros efectos de la crisis económica por la COVID-19 es el alto precio del dólar en economías emergentes

  • También se debe tomar en cuenta el reto que supone la guerra en el mercado del petróleo, en su valor más bajo en años

  • Asimismo, varios índices de volatilidad financiera están empezando a llegar a los niveles que tenían en 2007-2008

La pandemia de COVID-19, y la cuarentena a la que ha forzado, ha tenido un indudable efecto negativo en la industria. Restaurantes, negocios, bancos y medios suspendieron, cambiaron o cerraron productos, servicios y operaciones en todo el mundo, incluido México. Y de acuerdo con Quartz, acciones e inversiones se han desplomado en varias industrias. No hay duda que se trata de una crisis económica, que según Platzi se podría sobrevivir siguiendo siete pasos:

Crear un presupuesto para la crisis

Es crucial que todas las personas y las familias detecten a la perfección todos sus gastos, en especial los necesarios. Así pues, hay que hacer una lista del dinero que se invierte en renta, alimentos, transporte, impuestos, etcétera. De esta forma, la gente podrá saber cuánto dinero necesita para sobrevivir en el mediano y largo plazo. Y qué servicios o productos puede llegar a eliminar en caso que los ingresos se reduzcan significativamente o solo desaparezcan.

Calcular el patrimonio neto

También resulta muy importante que la gente cuente todo el dinero que tiene y puede llegar a obtener en caso que la crisis se ponga muy difícil. El estimado debe contar tanto los recursos que se tienen en efectivo o en una cuenta de banco como el precio que se podría obtener al vender todas las pertenencias. De esta forma, la gente puede tener un estimado de qué tan lejos pueden llegar incluso si no les queda más remedio que deshacerse de todas sus cosas.

Renegociar las deudas ante la crisis

Uno de los mayores retos o preocupaciones de la gente en momentos de incertidumbre es el pago de préstamos y créditos. Si no es posible liquidar estos adeudos, resulta fundamental hablar con las personas que otorgaron estas facilidades y ver si se pueden reestructurar. De esta forma, no solo se podrá quitar un gasto de encima, al menos temporalmente. Así podrá evitarse el incurrir en moratorias o amonestaciones que resulten más graves pasada la crisis.


Notas relacionadas


Cobrar todos los préstamos

Si en cambio tú has prestado dinero a alguien más, es el momento perfecto para pedir esos recursos de vuelta. Todo el mundo enfrentará la misma crisis, así que si hay posibilidad de obtener el dinero ahora mismo, es mejor exigirlo ya. De lo contrario, se reducirán mucho los chances de volver a tener en el mediano (incluso largo) plazo esos fondos. Esto aplica tanto para familiares como para amigos, e incluso (si es el caso) también entre los desconocidos.

Prestar atención a las medidas de gobierno ante la crisis

No solo los individuos y compañías tienen que preocuparse por resolver las dificultades de estas crisis económicas. De hecho, en muchos países y situaciones, las autoridades (tanto estatales como federales) suelen designar paquetes y programas de ayuda. No en todas las naciones se toman las mismas medidas. En este sentido, es crucial que revises exactamente qué es lo que tienen planeado las administraciones que impacten en tu vida cotidiana.

Deja de temer el empezar de cero

Si las estimaciones de la inminente crisis económica son correctas, se espera que todo el mundo emerja completamente renovado. En este sentido, las personas deben empezar a asimilar la idea que nada funcionará igual en sus respectivas industrias y mercados. No solo eso, sino que también deberían considerar el cambiar de carrera o de sector. Empezar de nuevo podría ser la mejor forma de recuperarse del enorme golpe financiero que se avecina.

Piensa dónde podría dejarte la crisis en 2020

Hay mucha gente que tiene la mentalidad de preocuparse hasta que llegue el momento. Si bien es una buena filosofía en varias situaciones, tal vez no sea válida para esta crisis que se viene. Es importante que las personas se sienten a pensar qué es lo que les podría deparar el futuro a mediano y largo plazo si las cosas no se resuelven favorablemente. De esta forma, se podrán adaptar con mayor facilidad a un entorno que ciertamente será bastante complejo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299