• Los comerciales de la campaña no están disponibles en México, pero han sido retomados por otros agentes

  • Taco Bell incluso se atrevió a publicar el soundtrack de Chasing Gold en YouTube (tampoco disponible en el país)

  • En un comunicado, la marca afirmó que sus papas fritas debutaron en enero de 2018

Hollywood es de los iconos más importantes de la cultura pop a escala global. Gracias a su capacidad de distribución y producción, las películas creadas en Estados Unidos alcanzarán los 35 mil 330 millones de dólares (mdd) a finales de 2019. Su influencia no solo permite un sólido ecosistema financiero, sino también la creación de numerosas parodias dentro y fuera del mercado. El más reciente ejemplo es la campaña de Taco Bell para sus Nacho Fries.

Mediante YouTube, Taco Bell lanzó Chasing Gold. El video es parte de su campaña para el regreso limitado de Nacho Fries. El falso tráiler cuenta la historia de un joven que alcanza la fama por su talento musical. Pero como no puede cantar sobre otra cosa que no sean las papas fritas, su carrera se descarrila poco después. Este spot es una clara parodia a películas como “A Star is Born”, Bohemian Rhapsody” y Rocketman”, tanto en estilo visual como en temática.

Chasing Gold es solo el más reciente comercial de una campaña con tráilers falsos. Todos han sido usados para promocionar la disponibilidad limitada de las papas fritas de la marca. El primero, Web of Fries, es un thriller al estilo de las películas de espionaje y detectives. Su secuela, Web of Fries II, sigue el desenlace del original en una distopía de ciencia ficción.Retrieval, por su parte, se trata de una parodia que hace referencia directa a Interstellar.

Ventajas de una campaña que imite a Hollywood

Es muy recurrente que las marcas parodien películas en sus comerciales. Una campaña de Movistar para promocionar uno de los programas en su plataforma de streaming se burló de la ganadora del Oscar Roma. Por otro lado, varios creadores beneficiaron a LEGO con sus parodias de la película IT en 2017. Ni siquiera las producciones de TV se salvan de las referencias, como lo demostró una iniciativa de Apartments.com con Jeff Goldblum en abril.

La campaña de Taco Bell es efectiva en dos dimensiones. La más básica es, obviamente, que al hacer referencia a un género cinematográfico sumamente popular entre el público. Al ligarse con estas producciones, la marca asegura que sus contenidos tengan mejor difusión. No solo interesarán a los fanáticos de sus papas fritas o su audiencia core. Además, tiene un atractivo para individuos que no entren en estas categorías pero amen las biopics musicales.

Asimismo, la producción de la campaña es excepcional. Si bien se trata de poco más que un jingle, la canción del comercial Chasing Gold es buena para los estándares modernos. El video como tal, en su esfuerzo por asemejarse a Hollywood, cuenta con escenas y momentos muy bien editados, así como excelentes actuaciones. A pesar de ser una simple parodia, se están marcando otros estándares, más exigentes, para el resto de la industria publicitaria.