• Para el reporte, las firmas analizaron 99 mil 900 millones de impresiones de anuncios entre abril de 2018 y de 2019

  • Asimismo, se observaron 13.6 millones de instalaciones de apps de compra y 3.9 millones de eventos de registro y compra

  • En América Latina, el costo por adquirir a un usuario para estos programas es de menos de 30 dólares

Hace unos días, la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) reportó cifras récord para la última edición del Hot Sale. Durante la última semana de mayo pasado, se registraron ventas por un valor de 11 mil 82 millones de pesos (mdp). Esta cifra significó un incremento notable, de 77 por ciento, con respecto al año pasado. Y de acuerdo con estimaciones de AppsFlyer, una buena parte de estas transacciones se lograron a través de apps de compras.

Parece que no solo México está viendo un rendimiento más notable en apps de compras. En la tercera edición de su reporte Mobile Shopping Apps, las firmas Liftoff y Adjust encontraron que estos programas son cada vez más usados a escala global. Comparado con 2018, el uso de este tipo de software creció en 50 por ciento. No solo eso, sino que su uso es continuo. Las personas ya no solo las utilizan en eventos como el mismo Hot Sale o en fechas decembrinas.

Esta tendencia también beneficia a los negocios que emplean estas aplicaciones. De acuerdo con el reporte, es más barato que nunca obtener nuevos usuarios para apps de compras. En promedio, cada conversión oscila entre los 30 y 45 dólares, un rango más bajo y estable que el de 2018. Asimismo, es más fácil que estas personas de hecho usen los programas. La tasa de instalación a compra, apuntan Liftoff y Adjust, se disparó casi un 50 por ciento desde 2018.

Oportunidades ecommerce a través de las apps

Dentro y fuera de México, el comercio electrónico (ecommerce) ha crecido a buen paso. A finales del 2018, se decía que la industria seguiría en desarrollo. Y si bien el país no es un líder, ha conseguido notables avances. Cada vez más consumidores hacen su súper exclusivamente en línea, muchos de ellos a través de apps. Y si en 2018 el sector acaparaba 4.6 por ciento del PIB, con la apertura de nuevas propuestas, este año el porcentaje debería ser mayor.

Cabe destacar que el reporte nota una tendencia: el Mobile Window Shopping. Las firmas describen este fenómeno como la instalación de apps de compra, que no llegan a registrar una  transacción. Es decir, los usuarios (especialmente en América Latina) están utilizando estos programas como catálogos en línea. Todavía una parte muy importante de los individuos prefieren concretar la adquisición de los productos a través de las tiendas físicas.

Si las apps de compras están teniendo altas tasas de instalación, significa que hay una mayor predisposición al ecommerce. Lo mismo indica que exista una conversión más alta para la transacción. Pero el fenómeno del Mobile Window Shopping apunta a que aún hay fricciones en el funnel de ventas. Es decir, las marcas no están haciendo lo suficiente para facilitar el proceso a los usuarios. Y por tanto, no hay suficiente incentivo para concretar la adquisición.

Las compañías de ecommerce, entonces, deberían enfocar sus esfuerzos en el entorno mobile. Pero no bastará con aprovechar el crecimiento en la tasa de instalación de apps de compras. Las marcas deben revisar cuidadosamente cómo es el proceso de venta que experimentan los usuarios. De esa forma, podrá identificar potenciales puntos de conflicto que se interpongan para lograr la compra final. Y, con ese análisis, aumentar la tasa de conversión.