• De acuerdo con Worldometers, ya ha más de 220 mil casos de infección por coronavirus a escala internacional

  • Entre todos estos infectados, cerca de 90 mil lograron recuperarse de forma exitosa

  • Según Statista, al menos hasta ahora, ningún país ha crecido en número de infecciones más rápido que la misma China

La crisis del coronavirus comenzó como un problema casi exclusivo de China. Por meses, la amplia mayoría de los casos se concentraban en el país asiático, específicamente en la ciudad de Wuhan. Conforme más países presentaban sus primeros casos, la pandemia realmente se vió como un fenómeno global. Hoy, a tres meses y medio de haber empezado la crisis, varias cosas han cambiado en el panorama. No solo el gobierno de Pekín logró detener al patógeno.

Ahora, el gran foco de infección y muerte del coronavirus está en Italia. Y no se trata de una frase dramatizada. De acuerdo con AP, el número de víctimas por este patógeno en el país de Europa está en casi tres mil. Se trata de una cifra que está a punto de superar las tres mil 249 personas que por desgracia han perdido la vida dentro de China. A escala global, el número de fallecidos a causa de esta pandemia se acerca a los cinco dígitos,  y se alcanzarían en horas.

Varios expertos se dedicaron a explicar por qué Italia tiene una pandemia tan dura. De inicio, la nación tiene una alta cifra de pobladores mayores de edad, más vulnerables al patógeno. Por otro lado, en muchas zonas, el sistema de salud se ha vio rebasado por el número de casos. Al extremo, irónicamente, se encuentra la misma China. Según las cifras oficiales, en Wuhan ya no se detectaron nuevos casos originados dentro de la ciudad  que fue raíz del coronavirus.

¿Una lección para el resto del mundo?

No solo Italia está teniendo una mala experiencia con el coronavirus. En México, hace tan solo unas horas, se reportó la primer muerte por el patógeno dentro del territorio nacional. Dentro de Argentina, varios medios y periódicos se han puesto de acuerdo para dedicar sus portadas a mensajes de prevención y buenas medidas de higiene. Empresas como Amazon, en cambio, han decidido escalar capacidades operativas para dar abasto a todos sus clientes aislados.


Notas relacionadas


El caso de Italia en particular podría servir como una advertencia para las demás naciones que apenas están viviendo los primeros días de su pandemia de coronavirus. Claro, el alto número de pobladores mayores de edad no se podía evitar ni prevenir de alguna manera. Pero lo que sí se podría haber hecho, desde los primeros casos de infección, es establecer medidas muy agresivas para evitar la expansión del virus. Y es que el reto no son solo los adultos viejos.

Para el país, el mayor problema fue que sus sistemas de salud colapsaron rápidamente ante la presión del coronavirus. Como se trata de un virus altamente contagioso, para el que aún no hay ni una cura ni un tratamiento, es posible que buena parte de la población termine enferma tarde o temprano. La cosa es que las medidas de aislamiento permiten que hospitales no se vean rebasados por pacientes. Algo que empieza a pasar en algunas naciones fuera de Italia.

Medidas para enfrentar el coronavirus

Justo por esta falta de tratamiento y de vacunación, la mejor herramienta contra la pandemia es precisamente el aislamiento de la población. Algo en lo que todos los agentes cooperan. El logo de Mercado Libre fue cambiado temporalmente para evitar contagios por contacto. Por su parte, Toyota, GM y Ford decidieron cerrar sus fábricas en América del Norte para detener el avance del coronavirus. Algunas películas hasta se llegarán a estrenar directo en streaming.

A nivel individual, la CDC recomienda a las personas evitar el contacto cercano de otros, así como el lavado de manos constante. De acuerdo con Aljazeera, varios países en Asia han incrementado sus medidas contra el coronavirus. Incluyendo la clausura de fronteras y visitas de turistas a varios puntos de interés internacional. Por otro lado, según AA, en África países como Uganda se están tomando acciones incluso para enterrar adecuadamente a las víctimas.