• Slack es una empresa pública desde 2019, y desde entonces ha vivido un periodo de crecimiento notable

  • A la vez, Microsoft Teams ha impedido que se desarrolle esta plataforma con tanta velocidad como le gustaría

  • De hecho, este gigante la ha forzado a aliarse con Amazon en algunos proyectos, una enemiga común de esta tecnológica

Especialmente en la industria de la tecnología, luchar contra las principales marcas que están a la cabeza del mercado es una tarea casi imposible. Se trata de una verdadera recreación de la leyenda de David y Goliath, pero sin intervención divina que pueda ayudar a las pequeñas marcas que se animan a desafiar el status quo. Pero lo que sí hay es medidas legales que son capaces de poner en jaque el imperio que crearon, por decir algo, gigantes como Microsoft.

De acuerdo con AP, la gigante fundada por Bill Gates estaría por enfrentar una de sus batallas legales más complicadas. Slack, la principal rival para su software de comunicación interna Teams, acaba de poner una demanda contra su negocio en la Unión Europea (UE). El proceso la acusa de prácticas anti-competitivas, específicamente por la forma en la que usa sus otros productos para ampliar el alcance del software. Y, además, cómo fuerza al público a usarlo.

Según Slack, Microsoft incluye Teams como parte de su oferta Office 365. No solo eso, sino que también fuerza a millones de empresas y usuarios a instalarlo como parte del paquete de programas e impide su desinstalación. La compañía fundada por Bill Gates no emitió una postura a AP de forma inmediata. Se espera que los organismos de la UE revisen el caso. Si encuentran las acusaciones como legítimas, se podría comenzar una investigación formal.

¿Corre el riesgo de desmoronarse el imperio de Microsoft?

Junto con Slack, varias empresas han tratado de defenderse contra el dominio de algunos de los gigantes de la industria. Similar a Microsoft, Google y Amazon están en la mira de Sonos por supuestamente robarse los avances de esta startup para sus propias bocinas inteligentes. Un estudio acusó a la subsidiaria de Alphabet de priorizar en sus resultados los videos dentro de YouTube. A la vez, varios países han pensado en bloquear la nueva compra de Facebook.


Notas relacionadas


Volviendo al tema de Teams contra Slack, no se trata de un proceso menor. La UE, por años, se ha colocado como una verdadera campeona en la lucha contra prácticas anti-competitivas. En este sentido, Microsoft se puede ver en una posición incómoda de, a mediano plazo, recibir una multa multimillonaria por su estrategia de negocio. Por supuesto, también se le podría forzar a dejar de realizar algunas de estas acciones, poniendo en jaque su crecimiento futuro.

Pero hay que reconocer que también hay dos factores decisivos a su favor. Primero, el tiempo. Francia apenas hace un mes cerró de forma definitiva una multa contra Google por una falta que ocurrió en 2018. Los casos ante la UE, por su dimensión, tienden a tardar aun más. A eso se debe de sumar que muchos expertos creen que las multas no son suficiente para castigar o fomentar mejores prácticas entre marcas como Microsoft. Así que, por ahora, aún está a salvo.

Nuevas formas de penalizar a los gigantes

Todas estas desventajas para Slack en su caso con Microsoft se ven reafirmadas por algunos casos previos en materia de anti-competitividad. En abril se comenzó presuntamente un caso criminal contra Amazon en Reino Unido por sus prácticas abusivas con algunos vendedores, pero aún no ha tenido avances públicos. A finales de junio, Apple entró en un enorme conflicto con muchos de sus socios por el control de la App Store, pero tampoco llegó a su conclusión.

En este sentido, varios expertos han empezado a considerar nuevas medidas para abordar este tema de la competitividad. Según varios estudios [PDF], la solución está en trabajar con gobiernos para reforzar las reglas y evitar que empresas como Microsoft se excedan. Por su lado, la UE señala que se deben de reestructurar las multas para evitar que las marcas las puedan evadir. Y Skillcast apunta que también se necesita más disposición de las empresas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299