• Bajo las nuevas leyes en California, Uber y Lyft deberían considerar a sus conductores como empleados

  • Lo anterior significaría que las compañías deben de pagarles un sueldo fijo, así como proveerles seguro médico y beneficios

  • Sin embargo, en más de una demanda, ambas marcas han defendido que su relación con estos socios no es indispensable

Con la contingencia sanitaria en su apogeo, muchas compañías están en un punto de quiebre. Varias empresas han tenido que solicitar préstamos o rescates multimillonarios para poder salir de la súbita situación de crisis en la que se encuentran. Otras han tomado radicales decisiones en su plantilla laboral para reducir en la medida de lo posible sus costos. En esta situación, lo peor que le puede pasar a cualquier organización, sin importar su sector, es una demanda.

Pero contra todo pronóstico, al menos dos compañías están al borde de un conflicto legal. De acuerdo con Reuters, tanto Uber como Lyft acaban de recibir una demanda. Y su rival no es cualquier agente, sino las mismas autoridades de California, en Estados Unidos (EEUU). El tema tampoco es nuevo. El fiscal general de la entidad apunta que se interpuso el recurso en contra de ambas organizaciones por rehusarse a calificar a sus conductores como empleados.

Varias ciudades de California decidieron sumarse a la demanda contra Uber y Lyft, reforzando el peligro contra las plataformas de taxis compartidos. Las noticias del recurso legal causaron un leve desplome de las acciones de ambas organizaciones. Sin embargo, el precio de sus títulos se recuperó poco después. El fiscal general señaló en el documento que, al rehusarse a considerar a sus colaboradores como empleados, las marcas dañan a la sociedad en general.

¿Una demanda que podría quebrar el imperio Uber/Lyft?

No es poco común que una compañía se vea asolada por reclamos de tipo legal. Por ejemplo, una es socia de Boeing en Brasil quiere interponer una demanda por negarse a completar un trato que cerraron meses atrás. Algo similar ocurrió entre L Brands y Sycamore, antes de llegar  a un acuerdo ante la cancelación de la compraventa de Victoria’s Secret. También WeWork se dio a la tarea de rebelarse contra Softbank por no darle sus tres mil millones de dólares (mdd).


Notas relacionadas


Pero la situación de Uber y Lyft es muy distinta. Todos los conflictos que se acaban de poner son entre dos compañías con desacuerdos. No solo siempre se pueden resolver a través de una negociación. Además, ante la situación de la COVID-19, es poco probable que ninguna de las dos partes esté dispuesta a llevar un proceso legal hasta sus últimas consecuencias. Pero en esta demanda, es el estado de California (en un tema controversial) la que busca sangre.

Cabe destacar que el negocio de ambas empresas está en un momento muy difícil a raíz de la crisis sanitaria. Buena parte de sus servicios están paralizados, y han invertido mucho para que sus socios no se queden en la quiebra. Una demanda de California, en especial si es muy considerable, podría ser el evento que las ponga finalmente en la tumba. Todo dependerá de las acciones que tomen las autoridades de EEUU y cuánta simpatía quede en los inversores.

Jamás es un buen momento para conflictos legales

Si bien es cierto que la COVID-19 pone una tensión adicional (potencialmente mortal) a las marcas, nunca ha sido buena noticia recibir una demanda. Como el más reciente caso de McDonald’s, podría contribuir a arruinar la imagen que la compañía se ha esforzado en crear. También puede provocar roces entre grandes agentes de la industria, lo que puede tener una serie de consecuencias graves para el equilibrio del sector. O bien, solo costar mucho dinero.

Desgraciadamente, no hay una fórmula perfecta para que una empresa pueda evitar por completo la llegada de una demanda. Sin embargo, sí hay un par de recomendaciones. De acuerdo con B&F, es esencial tener un seguro que permita plena cobertura legal, por si se necesita. Investopedia señala que también es importante tener todos los archivos internos protegidos. Y Financially Simple apunta que siempre es importante revisar los contratos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299