A lo largo de las últimas semanas hemos dado cuenta de cómo las empresas han resentido el impacto de la pandemia del coronavirus COVID-19, y cómo muchas de ellas han optado por canalizar recursos y emprender iniciativas para ayudar a su mitigación. Los esfuerzos vienen de todos lados, incluso plataformas como Uber han anunciado acciones.

La app de servicios de sharing economy ha anunciado medias con el objetivo de contribuir al combate al virus en México, algunas de ellas destinadas a los socios conductores y otras para su servicio de delivery, esto con el fin de “amortiguar el impacto económico” en la economía de conductores, repartidores, así como de la industria restaurantera y los usuarios.

Ataque en dos frentes

De esta forma, Uber México indicó que implementará algunas medidas para fomentar las medidas de distancia social necesarias recomendadas por las autoridades.

Para los conductores y repartidores diagnosticados con COVID‑19, podrán ser acreedores a recibir ayuda financiera única hasta por 14 días, mientras su cuenta esté suspendida. Además, a partir del 6 de abril, podrán solicitar microcréditos de forma 100 por ciento digital e instantánea, a través de Uber Pro y Uber Eats Pro, esto en alianza con la plataforma de préstamos AXS.

Igualmente, indicaron que se busca apoyar a restaurantes independientes, pequeños y medianos, a través de distintos descuentos en los envíos, y simplificando el proceso de registro para aquellos establecimientos que estén interesados en incorporarse a Uber Eats, así como poner a su disposición la asesoría de su equipo de mercadotecnia, para ayudarlos a aumentar su visibilidad y promoción.

Adaptarse al contexto

En México, Uber había dicho que se mantenía alerta y seguía las recomendaciones y protocolos recomendados por las autoridades sanitarias. Sin embargo, desde su matriz en San Francisco han estado preparando un plan de acción para adaptarse a la situación con el fin de enfrentarla de la mejor manera.

Al menos ese fue el mensaje que dejó unas declaraciones de su CEO Dara Khosrowshahi, en las que reconoce que la pandemia de coronavirus COVID-19 podría implicar un gasto multimillonario para la compañía, pero en las que recalcó que están preparados para ello.

Durante una conferencia con inversionistas, el ejecutivo subrayó que sin duda el mundo enfrenta un “momento sin precedente”, en particular, para la empresa es un desafío pues el segmento de viajes está experimentando una disminución de entre el 60 y 70 por ciento en las áreas más afectadas por la pandemia de coronavirus.

No obstante sostuvo que ven con optimismo el futuro, pues están preparados para disponer de entre 6 y 10 mil millones de dólares para hacer frente a la crisis, una fortaleza financiera que ven reforzada con Uber Eats, ya que es uno de los sectores que más ha crecido.

Y, eso es cierto, en diversos países quedan enfrentado el panorama más duro de esta pandemia, uno de los servicios que crecieron de manera importante es el de delivery. Esto es algo que se puede replicar en México y por ello la compañía con sede en San Francisco buscará crear las condiciones adecuadas para atender al consumidor en esos momentos.

El delivery se prepara

Esto es algo que han leído más players de este sector, DiDI implementa un plan de 10 acciones de apoyo y prevención para viajes y entregas ante el COVID-19; entre ellas, que DiDi Food impleenta entregas sin contacto directo entre el socio repartidor y el usuario o personal del restaurante.

En el caso de Rappi, la app de origen colombiano indicó que ha invertido en equipamiento y procesos para garantizar que sus socios cumplan todos los protocolos de seguridad en el transporte y entrega de pedidos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299