• El estudio se enfocó en los efectos del coronavirus entre el dos de febrero y el pasado 18 de marzo

  • Asimismo, Fintonic generó estos resultados a partir de la actividad de los 80 mil usuarios en México de su plataforma

  • Para el periodo analizado, se estimó que el gasto diario de los consumidores del país fue de menos de 500 pesos

En cuanto se informó del violento brote de coronavirus en Wuhan, China, algunos países se empezaron a preparar para un escenario donde ellos también podrían salir afectados. La gran mayoría de los gobiernos preparó su sistema de salud para responder a una ola de infectados. Varias firmas consideraron que la actividad económica podría verse ligeramente perturbada. A la vez, casi nadie se imaginó que la evolución en los hábitos de consumo sería tan dolorosa.

Y es que, a raíz de las medidas de distanciamiento social, los usuarios han reducid de forma significativo el gasto que hacen en varios productos y servicios. Esto aplica también para el caso de México. En un comunicado, Fintonic reveló los resultados del estudio “Tendencias en consumo por Covid-19” para el país. Ahí, encontró que la población de la República redujo en una gran porcentaje el gasto que realiza en categorías como transporte, diversión y comida.

De acuerdo con la marca, a partir del primer caso de coronavirus en México, los consumidores redujeron su gasto para diversión en un 37.96 por ciento. El consumo de gasolina aparte bajó en un 35.96 por ciento desde entonces. Restaurante y transporte se desplomaron en 30.03 y 26.78 por ciento respectivamente. En el extremo contrario se encuentra la compra de bienes farmacéuticos. Aunque también retrocedió por la pandemia, solo se cayó en seis por ciento.

Aún falta lo peor del coronavirus

Si bien estas cifras son de las primeras que se arrojan sobre la situación económica de México a raíz de la pandemia, es algo que no sorprende en lo más mínimo. Y es que el coronavirus ha tenido repercusiones muy graves para el país. Los supermercados han tenido que limitar sus horarios de servicio para poder lidiar con las nuevas dinámicas de la demanda. Y desde hace un par de días, varias cadenas y negocios tomaron la decisión de cerrar sus locales por ahora.


Notas relacionadas


Lo que es más espeluznante de estas cifras no es que las compañías en sectores de diversión, transporte y restaurantes estén ingresando muchísimo menos dinero. El problema es que el coronavirus, por fortuna (o desgracia, en este caso) aún no llega a su punto más alto. En datos de la Secretaría de Salud, no sería sino hasta mediados del año que se alcance el pico en el número de infecciones dentro de la República. Así que, por ahora, el panorama es tranquilo.

Pero lo anterior significa que, si ya desde estas primeras etapas del coronavirus en México las marcas están registrando pérdidas tan grandes, es que en unas semanas será mucho peor. No sería sorprendente que el consumo en el país se desplomara en un 50 por ciento o más en el pico de la pandemia. Así que las empresas deben empezar a prepararse para un momento muy duro a futuro. Y empezar a planear cómo podrán sobrevivir con la mitad de sus ingresos.

Medidas económicas para sobrellevar la pandemia

Si bien parece que el impacto del coronavirus en los negocios no tiene solución, ya se llevan a cabo ciertas medidas para controlar su efecto en las finanzas de México. Por ejemplo, hace un par de días el Gobierno federal prometió otorgar créditos a emprendimientos pequeños para que puedan salir adelante en la crisis. Algunos grupos privados, entre ellos Alsea, decidieron que la mejor estrategia de supervivencia sería pasar el costo de esta pandemia a su personal.

Fuera de estas propuestas, ¿qué pueden hacer las marcas y negocios para prepararse para el golpe del coronavirus? De acuerdo con la CDC, no quedará más remedio que las empresas se enfoquen solo en sus operaciones esenciales. Por su parte, LegalFutures asegura que la mejor solución es apostar por los esquemas de trabajo remoto en los pilares donde sea posible. Y en  la opinión de Forbes, también es crucial empezar a crear un plan para el futuro a largo plazo.