• Para el domingo en la noche, ya se registraban 316 infectados y dos muertos por coronavirus en México

  • AMLO apuntó que estos créditos se concederán únicamente a las PyMEs y personas más necesitadas

  • Sobre los negocios de mayor tamaño, señaló que ya no habrá condonación de impuestos ni “rescates neoliberales”

Si hay un efecto concreto del coronavirus en el entorno nacional e internacional, además de las terribles consecuencias de salud en los individuos, es la paralización de la economía. Ya que aún no existe ni un tratamiento ni una vacuna para este patógeno, los órganos de salud le han recomendado a la población quedarse en casa y evitar contagios. Lo anterior ha resultado desgarrador para muchas compañías, en especial Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs).

La situación es dura, pero al menos en México ya se han empezado a prometer medidas para reducir el impacto económico negativo. De acuerdo con López Dóriga, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acaba de prometer que le otorgará créditos a las PyMEs. Esto, con el fin que puedan superar la crisis financiera provocada por el coronavirus. Se espera que esta medida tome la forma de una gran ampliación del programa Tandas para el Bienestar.

Durante su conferencia matutina, de acuerdo con El Financiero, AMLO dijo que los créditos se otorgarán a las PyMEs e individuos que “vivan al día”. Entre ellos, pequeños comerciantes y talleres. Esta medida también es parte del plan que tiene el Gobierno federal para fortalecer lo que denomina la “economía popular” durante la crisis por el coronavirus. Asimismo, se señaló que los primeros apoyos del plan de recuperación se darán primero a los más necesitados.

El riesgo del coronavirus a las PyMEs

Ya en México se han empezado a tomar medidas más o menos enérgicas para detener el avance de la pandemia dentro del país. La semana pasada varias cadenas de restaurantes, por decisión propia, cerraron sus puertas para detener el número de contagios. Varias marcas, en especial en el sector tecnología y servicios, han otorgado home office a sus colaboradores. Incluso se han tenido que posponer o cancelar eventos de gran calibre ante el coronavirus.


Notas relacionadas


Hay que entender por qué es tan importante que existan paquetes y planes de apoyo a las PyMEs y los trabajadores auto-empleados. Las grandes cadenas y empleados de compañías con una estructura fuerte pueden darse el “lujo” de detener actividades, parcial o totalmente, al menos por un tiempo sin problemas. Pero en el caso de millones de individuos, con o sin el coronavirus, el no laborar un par de días puede significar la quiebra del negocio o no comer.

Así pues, es muy positivo que exista una disposición del Gobierno federal para apoyar a las PyMEs y estos trabajadores más necesitados. Claro, no implica que solo ellos estén sufriendo. Sin embargo, al final de la pandemia del coronavirus, serán estos agentes los que terminen en peor estado. Así que hay que prestar mucha atención a esta iniciativa, no solo para asegurar que se cumpla. También para que llegue en verdad a los negocios y personas más indicados.

Otros efectos a gran escala

De nuevo, que las PyMEs y los trabajadores que viven al día sean los más afectados por el coronavirus no significa que sean los únicos. En datos de la BBC, se espera que el sector de viajes y todas las empresas relacionadas (aerolíneas, hoteleras, hospitalidad, restaurantes) se vayan a ver duramente golpeadas este 2020. Capital Economics apunta que el consumo de entretenimiento comunal, como el cine, también se ha desplomado desde el inicio del brote.

También hay que contar el cierre de un sinfín de locales y tiendas en todo el mundo, entre ellas de cadenas como Ikea. En términos de marketing, varias marcas se vieron forzadas a mostrar su apoyo a las medidas de distanciamiento social a través de estrategias de rebranding. Hasta la vida íntima de los consumidores parece estar bajo el escrutinio público por el coronavirus. Eso sin contar, claro, las numerosas cuarentenas establecidas a lo largo y ancho del planeta.