A mediados del año pasado, diversos medios nacionales reportaban que Grupo Televisa habría vendido 17 de sus estaciones de radio a Miguel Alemán Magnani. El empresario, líder de Grupo Alemán y dueño de la marca Interjet, habría adquirido por mil 248 millones de pesos (mdp) el 50 por ciento de participación de la televisora en Radiópolis.

Hoy a través de la empresa Corporativo Coral, S.A. de C.V. concluyó la adquisición de esta unidad de negocios que, mientras perteneció a la empresa de San Angel Inn, logró construir grandes audiencias alrededor de diversas emisiones radiofónicas.

Un adiós que se concreta

A razón del cierre de esta operación, Grupo Televisa emitió un comunicado internet en el que, tal y como indican diversos medios de circulación nacional, informó a los colaboradores que esta venta permitirá a la televisora enfocarse en el negocio de las telecomunicaciones y la producción de contenidos audiovisuales.

Esta operación es un movimiento más de los planes anunciados por Televisa para eliminar de su portafolio aquellas operaciones que considera como no estratégicas para concentrar sus recursos y esfuerzos en los activos de contenido y distribución.

El movimiento es necesario si consideramos la crisis que la firma vive desde hace ya varios años y que, con la emergencia de salud, simplemente se agravaron.

En su reporte al primer trimeste del año, Televisa reportó ventas netas por 23 mil 229 millones de pesos, lo que significa una caída de 0.7 por ciento, frente a los 23 mil 395 millones de pesos reportados en el mismo periodo del año pasado.

La compañía explicó, en el documento enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que las bajas responden a la disminución de la venta de publicidad.

“La compañía depende parcialmente de la demanda de publicidad por parte de sociedades enfocadas en productos de consumo, y la pandemia de Covid-19 ya causó y podría seguir causando que los anunciantes reduzcan, pospongan o, en algunos pocos casos, eliminen su gasto en publicidad en las plataformas de la compañía”, informó la empresa.

El negocio de la radio

Más allá de Televisa, tampoco ha sido un gran año para la radio en México. A finales de junio del año pasado la austeridad federal amenazó con un significativo recorte de personal y contenido al IMER. Y si bien sus contenidos todavía son ampliamente consumidos, sus primos digitales amenazan con quitarles inversión y publicidad. A escala global, varios conglomerados radiofónicos han tenido que buscar sistemas alternativos de monetización para conservar sus ingresos.

Con la venta de Radiópolis, Televisa confirma que está buscando un camino radicalmente distinto para su modelo de negocio. Ya anteriormente había dado señales de una separación de los medios tradicionales.

Ante el cierre de esta venta, Televisa no sólo se despedirá de grandes franquicias como W Radio, Los 40 Principales y la Ke Buena, sino que también abandonará de tajo el mercado de la radiodifusión en México.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299