• De acuerdo con Statista, Corea del Sur, España, Irlanda, Suiza y Estados Unidos son los principales mercados de podcasts

  • Solo en Estados Unidos, la popularidad de estos contenidos ha ido en aumento de forma estable desde 2013

  • Cifras de Medium apuntan que Apple abarca el 52 por ciento del consumo de estos recursos a escala global

Spotify podría estar en graves problemas. De acuerdo con Boomberg, Apple desea aumentar su inversión en la industria de los podcasts. Específicamente, la tecnológica tendría planes para patrocinar varios programas ya en el mercado. Esto, con la condición de que se vuelvan contenido original y exclusivo de su plataforma. Así, se espera que la marca pueda mantener a raya a otros competidores en el streaming de audio.

Algunos ejecutivos de la empresa se habrían acercado a varias compañías de medios para cerrar un trato de exclusividad con sus podcasts. Las conversaciones son preliminares y todavía no se cierra ningún acuerdo concreto. Se espera que la nueva estrategia permita a la marca alimentar su Apple Podcast app. El software ha recibido varias actualizaciones en el transcurso del último año. Se espera que haya una versión dedicada para Mac próximamente.

Podcasts y la guerra de audio

Los podcasts rápidamente han atraído la atención de los líderes de la industria del audio. Algunos agentes aseguraron que estos contenidos no tenían mucho futuro como herramienta publicitaria. Pero las empresas siguen dedicando cada vez más dinero a estos canales. Y una de las marcas que más han subido la apuesta es Spotify. No solo ha firmado tratos exclusivos para nuevas series. También ha hecho más fácil a los anunciantes monetizar estos recursos.

Tiene sentido para Apple que quiera reforzar su estrategia en el entorno de los podcasts. No solo está corriendo el peligro de ser superada por su rival si no empieza activamente a defender su posición de liderazgo. La reestructuración de iTunes la dejó en una posición debilitada en la industria del streaming de audio. Algo que es aparente en el subsegmento de la música.

Más llama la atención el que la guerra del streaming en audio parece inclinarse hacia los podcasts. Así como en Video-on-Demand, las producciones de grandes inversiones se perfilan a definir el futuro del mercado. En este sentido, Spotify podría tener las de perder contra Apple, solo por el estado de sus finanzas. Pero el que la empresa de Tim Cook deba repartir sus recursos entre varias unidades de negocio también podría ser una desventaja importante.