• Los empleados de eBay también mandaron una máscara de Halloween de un cerdo, con sangre, a la casa de los periodistas

  • Según el FBI, la intención de esta campaña de terror de los ejecutivos de la marca era obligar a escribir artículos favorables

  • Entre los culpables están el ex-director senior de seguridad y el líder de resiliencia global de la empresa de ecommerce

La relación entre los profesionales de la información y las organizaciones privadas no siempre es amistosa. Claro, muchas veces tienen una interacción lo suficientemente respetuosa, pues dependen el uno del otro para llevar a cabo sus tareas de comunicación. Pero en ocasiones, en especial cuando la imagen de la marca está en juego, las cosas pueden tornarse hostiles. Y hay ocasiones muy particulares donde incluso los periodistas llegan a correr un gran riesgo.

Tal es el caso de una pareja en Estados Unidos (EEUU). De acuerdo con AP, los informadores tenían un newsletter donde llegaban a lanzar información que no era del agrado de algunos empleados de eBay. Varios ejecutivos de la marca lanzaron una gran campaña de terror para ahuyentarlos y que dejaran en paz a la compañía. Entre sus actos, se cuenta el enviar arañas y cucarachas vivas por correo, llevar revistas pornográficas a su nombre a los vecinos, etcétera.

Autoridades federales acaban de mandar a juicio a seis empleados de la marca, por conspirar para hacer cyberbullying, cyberstalking y eliminar testigos. De acuerdo con los documentos que se presentaron contra los ejecutivos de eBay, la pareja de periodistas estaba reportando un proceso legal contra el sitio de ecommerce. Según la misma compañía, en cuanto se enteró de estas actividades en septiembre pasado, despidió inmediatamente a todos los ejecutivos.

Empleados y su efecto en la imagen de la marca

Si bien este caso es particularmente perturbador, ya en otras ocasiones los empleados de una marca contribuyen a darle una mal imagen ante el mundo. Por ejemplo, Interjet enfrentó una pequeña controversia después que uno de sus colaboradores se aventó a los golpes con uno de los clientes. En agosto pasado, varios empleados revelaron las pequeñas trampas de sus empleadores para engañar al consumidor. Algunos conflictos incluso han llegado a un juicio.


Notas relacionadas


Pero el caso de eBay con estos colaboradores y su campaña de terror contra estos periodistas es muy particular. De acuerdo con los mismos ejecutivos de la marca, las acciones se hicieron con el objetivo de “complacer a la gerencia”. Lo anterior no solo revela un pensamiento muy temerario y poco profesional de parte de los agresores. También demuestra que no existen los sistemas de comunicación adecuados para que los colaboradores entiendan a sus superiores.

Resulta indispensable que existan canales de comunicación claros y fáciles de usar entre la base y la cima de la pirámide en una marca. De lo contrario, no solo se corre el riesgo de llegar a incidentes como ésta perturbadora campaña de terror contra periodistas. El mismo negocio no será capaz de alcanzar su máximo potencial en el largo plazo. Esto, porque las indicaciones y metas no se entienden correctamente y cada unidad de la organización trabaja por su lado.

Otras preocupaciones de reputación

Claro, los empleados no son la única cosa que la marca debe revisar si quiere que su imagen sea la mejor para el resto de la industria. También es crucial, como demostró el IMSS, que el círculo más alto de la organización sea un verdadero ejemplo a seguir para todo el resto de la institución. A la vez, resulta importante atender a las quejas de los consumidores, como lo muestra el caso de Femsa. O bien, aprender a llevar una relación saludable con la política.

Pero como son los empleados los que efectivamente conforman a la marca, son con facilidad el elemento más importante y fácil de cuidar para las compañías. Según el Institute for Public Relations, se puede convertir a los colaboradores en verdaderos embajadores de la empresa. en datos de Bernstein Crisis Management, aparte tiene que ver con qué tan interesados están en sus actividades. Y varios estudios apuntan que estos dos factores están interrelacionados.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299