• A mediados de 2018, existían poco más de 229.56 millones de suscriptores de música en línea

  • En ese mismo año los ingresos de este mercado, únicamente por las suscripciones, fueron de tres mil 498 mdd

  • Los ingresos de Prime Video y Prime Music representan el seis por ciento de las ganancias totales de Amazon

El mercado del streaming es uno de los que tiene mayor potencial a futuro. Esto se debe, en parte, a que hasta el 25 por ciento de la población está terminando su relación con servicios tradicionales de contenido. Otro ocho por ciento jamás contrató este tipo de planes. Es decir, una de cada tres personas prefiere consumir video, audio y hasta videojuegos a través de internet que en cualquier otro canal. Esta potente tendencia no ha pasado desapercibida a las grandes compañías tecnológicas, como Amazon.

La compañía de Jeff Bezos ya tiene presencia en el streaming de TV y películas con Prime Video.  Y con Prime Music, también tiene presencia en la industria del audio. Pero de acuerdo con Billboard, Amazon aún no está completamente satisfecho con ésta última. De hecho, planea lanzar una modalidad de su plataforma de canciones completamente gratuita. Al contrario de sus actuales modalidades de paga, este plan permitiría a los usuarios escuchar a sus artistas favoritos a cambio de escuchar anuncios pagados ocasionalmente.

Se cree incluso que esta nueva modalidad de Prime Music llegaría en el transcurso de esta semana.  La nueva plataforma de música tendría un catálogo limitado de canciones y solo estaría disponible a través de su asistente de voz, Alexa, en las bocinas Echo. Amazon pagaría las licencias de las pistas a través de un modelo de pagos fijos. Es decir, les pagaría a los artistas una tarifa concreta por stream, sin importar cuánto dinero haya ganado por transmitir anuncios. Es incierto si este mismo modelo aplicará para todos o solo algunos grupos.

Una nueva afrenta a Spotify

Spotify-iPhone-Apple

Dado el mercado en el que se está internando Jeff Bezos, es difícil malinterpretar sus intenciones. La nueva modalidad de Amazon Prime Music no es más que un desafío a Spotify. De acuerdo con Midia, para mediados de 2018 la compañía sueca todavía era la reina del mercado del streaming de música. Así pues, al anunciar un nuevo servicio de canciones gratuitas, aún si es limitado, la gigante retail online claramente le está cantando la guerra a su competidora. Lo interesante es que no es la única.

Hace unos días, Netflix anunció su propio proyecto de streaming de audio. Se trata de un programa de radio cómico que tendrá emisiones diarias y semanales, así como un amplio repertorio de personalidades. Si bien no se trata exactamente del mismo amplio enfoque que tienen Spotify o Amazon, sí se puede percibir la acción como una primera incursión al mercado. Además, considerando la amplia selección de la plataforma sueca en comedia, sí representa una afrenta importante.

Un reto mucho más claro para Spotify fue el de Apple. Así como Amazon, la compañía de Tim Cook ha tratado de robarle mercado a su competidora en el streaming de música. La semana pasada, la tecnológica consiguió superar a su rival en número de suscriptores. Así pues, la reina de las plataformas de canciones por internet está bajo el asedio de tres gigantes. El problema no es necesariamente las victorias qué éstas han tenido en las últimas semanas. Sino la estrategia que podrían emplear para hundir a líder del mercado.

Números y estrategias suicidas en el streaming de música

Musica-Streaming-Shutterstock

A finales de 2018, Spotify había alcanzado ingresos por cuatro mil 90 millones de euros. Esta cifra equivale a cinco mil 540 millones de dólares (mdd) aproximadamente. Por su parte, Netflix consiguió ese mismo año ganancias por 15 mil 790 mdd. Apple y Amazon vieron un flujo de dinero de 265 mil 800 y 232 mil 890 mdd respectivamente. Todas estas cifras pertenecen a Statista. Lo anterior significa que la compañía sueca tiene a su disposición, sin tomar en cuenta problemas financieros, entre tres y 50 veces menos recursos financieros que sus rivales.

Más importante aún, Spotify es la única compañía de este grupo que depende de las suscripciones a su plataforma para sobrevivir. Para Apple, su negocio principal es todavía la venta de dispositivos y iPhones. Para Amazon, el dinero está en la venta de objetos físicos. Y Netflix es principalmente una compañía de contenidos audiovisuales. Las tres pueden arriesgarse a experimentar en el mercado. Incluso, operar en números rojos por un tiempo casi indefinido para establecerse en la industria. Algo que en definitiva la sueca no puede seguir haciendo.

Para Spotify, el mayor problema no es que Amazon, Apple y Netflix quieran robarle su liderazgo en el mercado. El verdadero reto es que, incluso como reina de la industria, la plataforma todavía no tiene un modelo de negocio sostenible. Si la Guerra Fría del streaming se recrudece y avanza al sector música, la compañía sueca podría no aguantar la incursión. Debe encontrar rápidamente una estrategia para devolver sus reportes financieros a números negros. Dadas las condiciones del mercado, es posible que ya ni siquiera deba luchar por la supremacía.

Una mejor idea tal vez sería enfocarse en la supervivencia.

Amazon: Industria nueva, estrategias viejas

marcas-amadas-Recomendaciones para trabajar con la publicidad en Amazon

Hay otra lección que se puede aprender de la decisión de negocio de Amazon. Extender las modalidades de su servicio Prime Music va más allá de simplemente crecer en el mercado. La compañía de Jeff Bezos ha querido por largo tiempo diversificar sus unidades de negocio. El mejor ejemplo de esta búsqueda es su proyecto de computación en la nube, AWS. Algunos agentes creen que esta plataforma será la clave en el futuro crecimiento de la marca. Algo similar se podría decir de su expansión en la industria del streaming.

Ahora que las grandes plataformas de video lentamente empiezan a aventurarse también en el streaming de audio, queda claro que su apuesta es la consolidación. Entre más servicios dominen en el mercado de internet, más poder podrán ganar como marca integral. Por eso Amazon vende suscripciones de series, películas, canciones, libros y mucho más en línea. Esta parece ser la razón detrás de que Netflix compre un cine físico y que Apple quiera  crecer en noticias y video. También podría ser la respuesta para Spotify a largo plazo.

Spotify ya tiene una alianza con Hulu. Ésta plataforma de streaming de video, a su vez, podría terminar de ser adquirida muy pronto por Disney. Si la tendencia es a la consolidación, la mejor apuesta de la líder de música online podría ser llegar a un acuerdo, incluso una fusión o adquisición, con la casa del ratón. Al final, no sería un movimiento extraño en el mundo. Muchos proveedores y distribuidores están adquiriendo a pequeños productores de contenido para potenciarlos. La única novedad sería la industria en la que tiene lugar.